A Diego Alba, “el caballero del jondo grial”…

REPORTAJE.- En la barriada rural Cuartillos de Jerez se encuentra una de las mayores colecciones privadas de flamenco todo el país. Al frente un templario flamenco llamado Diego Alba Villagrán custodia con celo su grial, su Archivo del Cante Andaluz.

El equipo de Los Caminos del Cante – Onda Jerez Radio, que se integra por Alfredo Benítez, Juan María de los Ríos y servidor, José María Castaño, realizó la pasada semana una nueva expedición. Esta vez girando visita a casa del “tío” Diego Alba para regalarle el libro disco de Don Antonio Chacón que ha sido presentado en Jerez recientemente por su autor Carlos Martín Ballester.

Para nosotros era algo obligado porque si durante años y años alguien defendió a capa y espada la figura y el cante de Don Antonio Chacón fue Diego Alba. Hasta el punto que las fotografías del Papa Flamenco presiden el Archivo del Cante Andaluz y Ramón Montoya, en hierro forjado, es la veleta que hace sonar a los vientos en lo más alto de su casa.

Además, Diego fue el precursor y mentor de Los Caminos del Cante en Onda Jerez, cuando la emisora municipal emitía desde la torre del circuito de velocidad de la ciudad. Con él debutamos en la radio, apenas con 20 años, y nos legó su inmenso amor por la discografía antigua que tan buenos cimientos ha ofrecido a nuestra formación flamenca.

mojamajovenarchivo

No hace mucho Diego nos regaló esta foto para nuestro congreso sobre Juanito Mojama

“El caballero del Jondo Grial”

Es por ello que recordamos este artículo que publicamos en la extinta edición de ABC Jerez con el título de “El Caballero del jondo grial” y que compartimos con todos los caminantes:

La leyenda del Santo Grial aparece en el romance medieval de Parsifal, posiblemente derivado de una mezcla de creencias celtas y cristianas. En ella, se recoge la búsqueda incesante del cáliz que usó Cristo en su cena de despedida y a la que se le atribuían propiedades milagrosas. Los caballeros de la mesa redonda, que presidía el rey Arturo, soliviantaron las tierras para resolver el enigma.

El 17 de octubre de 1.940, nacía un hijo del matrimonio formado por Antonio Alba y Francisca Villagrán en la calle El Sol número 9 de Trebujena (Cádiz).

La toponimia de Trebujena es muy dispar: Tarbos, Colobona, Calduba, Trebiclana, Tarbissana, Tarbissona, Tarhacana, Tarbuxena, Trebuxena, Terra Buxena…. dependiendo de la época histórica de sus habitantes.

Gracias a algunos restos de ánforas y otros útiles que parecen certificar que este antiguo poblado de origen fenicio – Tarbos- tomara en época romana el nombre de Trebeciana, en honor a Trebecio, posible pionero del “fundus” (de fundación o asentamiento)  que es como llamaban los romanos al estuario del Guadalquivir próximo a Sanlúcar de Barrameda. Sin embargo hay quienes creen que pudiera provenir de la conjunción de los términos “tribus” “ajenas” por ser muy singulares sus habitantes, aunque esto es una leyenda.

diegoalbaconvivencia trebujena 007

Diego Alba durante una convivencia que tuvimos en su pueblo hace unos años sirviendo el preciado mosto de Trebujena

Allí nació nuestro protagonista, Diego Alba. Sin él saberlo aún, va a casi consagrar su vida a la búsqueda de las verdades del Cante Flamenco, levantando hasta los paños del altar para encontrar un disco de Don Antonio Chacón o de La Niña de Los Peines, pequeñitas fuentes de una vida eterna. Y esta búsqueda la realizó con tanto ahínco y fe, que ya hubiera querido Arturo un caballero tan dispuesto como él por avezado y tenaz.

La tarde era muy lluviosa que hacía aún más verde el camino desde Jerez hasta Cuartillos donde cuentan que sus pinos servían de guía a los antiguos navegantes del Puerto Menesteo. Contaba a Paco Martín, mi compañero fotógrafo, las singularidades de Diego Alba Villagrán y los “griales” que conservaba en su Archivo del Cante Andaluz.

Hay algunos restos de ánforas y otros útiles que parecen certificar que este antiguo poblado de origen fenicio tomara en época romana el nombre de Trebeciana, en honor a Trebecio, posible pionero del “fundus”, en el estuario del Guadalquivir próximo a su desembocadura en Sanlúcar de Barrameda.

En la puerta nos esperaban el matrimonio formado por Diego y Librada, con una hospitalidad tan grande como el descampado fértil desde el que se divisa todo Jerez en lontanza. El hecho de traspasar las puertas del archivo es entrar en un mundo distinto donde tenemos  la sensación que nos encontramos en un inmenso camposanto de tumbas a 78 r.p.m. o quizás en una testamentaría organizada en discos, donde los cantaores de todas las épocas habían depositado sus creencias jondas en un columbario de pizarras.

 

diegoalabaguitarraconvivencia trebujena 020

Una simpática foto de Diego Alba, guitarra en mano, en las calles de su patria chica del día de la convivencia reseñada

Diego se levanta de su “mesa redonda” y aparta algunas sillas, cada una con el nombre de un cante. Mientras saca algunas de las joyas que posee y comienza un monólogo que hubiera inspirado a Shakespeare no sólo por su intensidad también por la compañía de un oloroso de los hacen abjurar de toda bebida insípida:

A mí me aficionó mi tío Dionisio Villagrán que tenía un pedazo de gramola, los discos eran de pizarra porque aún no había aparecido el vinilo. Aquellas voces que salían de aquellas agujas surcaron mi curiosidad infantil. Ya que se hablaba tanto de Chacón tenía intriga como sonaría su voz, la de la Niña, la de Manuel Torre y así empecé a coleccionar discos y datos, por ejemplo cuando yo me enteraba que Juan Breva estuvo en Jerez con sus majestades y firmó una bota”. “Esta madera no arde como la de antes, cambia de tema”, echando una bronca astillada en la chimenea….

image description

El archivo conserva miles de placas en  pizarra de flamenco

De tanto en tanto Librada, su esposa, agasaja con productos que ella misma siembra y recolecta en la villa que lleva su nombre.

Diego crece y comienza una cruzada que le lleva a todos los rincones donde haya pistas de esos griales hendidos. En vez de armadura, se coloca el verde caqui del cuartel del Tempul, en la calle La Sangre, junto a Bambino, El Berza, Rafael de Paula y Pepe Castaño (mi padre). “En esa época ya mi colección iba para arriba y estando al lado de ese barrio de Santiago tu me dirás”.

 

De inmigrante en Barcelona

Pero el destino lo llevaría muy lejos, como inmigrante a Cataluña alrededor de 1.960 “era por la necesidad de la época, pero allí a tantos kilómetros de tu casa escuchas un cante (a Diego se le humedecen los ojos) y se te caen dos lágrimas como dos lámparas”.

Allí en Barcelona, no obstante, seguí para adelante con mi afición al flamenco y me llevé diez años haciendo un programa nada menos que en Radio Nacional de España. Fíjate, tenía de colaborador a Juan de Dios Ramírez Heredia” – afirma Diego con su vehemencia natural.

Un cruzado es un cruzado ya esté en Tierra Santa, en Cataluña o en Cuartillos.

La conversación del trebujenero – con raíces lebrijanas – es siempre discontinua y algo nerviosa ya que de pronto se vuelve y coge la antología de Caracol “Y éste no merece la Llave de Oro, ¡cuidao! Lo que están haciendo con el flamenco estos modernos. Y la Niña con más de 20 horas de grabación, ¡la LLave no la casapuerta entera le daba yo a Pastora!” – gesticula.

diego alba con moraíto

Moraíto con Diego Alba. Foto: flamencoderaiz

Nuestro anfitrión camina hacia una chimenea en la que remueve la candela y le da cuerda a una gramola para oír a Isabelita de Jerez con Manolo de Badajoz, sirve otra copa de oloroso. Ahora lo miro y parece un inspector Gadget que con sus brazos multiplica las atenciones mientras prosigue con su relato vital:

Me casé en 1.965 y mi archivo comenzó a crecer. Yo trabajaba en la banca y si te digo el dinero y las horas que tiene esto te pones las manos en la cabeza”.

Librada asiente colaboradora; suyo también es el mérito porque una cruzada no puede mantenerse en solitario. “Fíjate si la colección influyó en mi vuelta a Jerez en 1.983 que me tuve que comprar una casa de campo como ésta, porque donde iba yo a meter tantas cosas” -continúa Diego.

Ahora enseña los libros y una cartelería que ha ido planchando ejemplar por ejemplar con algunos del siglo antepasado. “Mira esa figura es de Manuel Ortega Juárez, Caracol, ¡cuidao como cantaba ese gitano por todo!… la figura es de bronce y su autor es Sebastián Santos, es una copia de la estatuta que tiene el genio en la Plaza de las Lumbreras en Sevilla, junto a Pastora. ¡Si parece que se va a arrancar por soleá!”. “Diego ¿cómo sabes que por soleá?”, le contesto. “Sobrino no ves la cara, las manos o cómo te he enseñado yo” – responde echándome una cariñosa riña.

gramolas anuncios-la-esfera cenotr documentaciuón adnalucia

El Archivo del Cante Andaluz custodia infinidad de documentación histórica

En nuestra ciudad reanuda su labor discográfica inaugurando la emisora local Onda Jerez que entonces emitía desde el circuito de velocidad hasta que cede los trastos a quien suscribe. Pese a que ha tenido su prole, “el archivo se le quiere como a un hijo, esto no tiene precio”. Por momentos me parece estar entre lares, dioses a los que los romanos atribuían el papel de custodiar las casas, pero estos guardianes llevan sombrero de ala ancha y batas de cola.

Diego está en la frontera actualmente de los 80 años y, aunque la condición de cruzado es vitalicia, ahora reposa sustituyendo la búsqueda por el encuentro intemporal de sus genios alineados.

¡Cuánto perderá Jerez si este inmenso archivo se va a manos de un coleccionista japonés o americano ante la pasividad y abulia de este pueblo maldito para su patrimonio monumental y oral!

Ignoro si lo del Santo Grial era leyenda o una realidad. Y de ser cierta si el recipiente sagrado tenía la facultad de hacer inmortal a quien bebía su contenido. Pero si soy testigo que en el archivo de Diego y de Librada, su cruzada, hace que rebosen las estanterías. Hay momentos que duran una eternidad.

Llueve fuera, una candela crepita, saboreas un oloroso y por la gramola suena Juanito Mojama con Montoya por siguiriyas “No terelo una puerta”

No debe haber demasiadas cosas tan eternas en este mundo.

José María Castaño @Caminosdelcante (de la extinta edición ABC Jerez)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s