El servicio de publicaciones de la Diputación de Granada publicó hace un par de meses el ensayo “De Graná, granaína”, obra del investigador Antonio Conde González-Carrascosa. El autor tuvo la gentileza de atender nuestra llamada para detallarnos algunos pasajes de la obra encuadrada en la colección “Granada, Universo Flamenco”.

El libro, prologado por Curro Albaicín, aborda desde la granadina primitiva o fandango de Granada, del Albaicín, de La Peza etc… (variantes enclavadas en el folclore de la zona) hasta las creaciones artísticas en nombres como Frasquito la Yerbabuena, que conservó un aire más original, sin olvidar a Don Antonio Chacón de quien beberían artistas como Manuel Vallejo y otros muchos.

condeantonio
El autor, 3º por la izqda, en la presentación del libro en el Palacio de los Conde de Gabia de Granada, en presencia de Curro Albaicín. Foto de su FB

También se habló de la variante granaína- malagueña de José Cepero, quien fuera protagonista de su anterior trabajo que fue galardonado con el  I Premio Internacional de Investigación Ciudad de Jerez.  Cómo no se abordó la histórica confusión entre las nomenclaturas de granaína y medias granaína (*). La enriquecedora conversación, en la que recordamos su paso durante varias temporadas por nuestro programa, finalizó con un balance del estado actual de este hermosísimo estilo flamenco mientras escuchamos algún ejemplo actual (María José Pérez), al principio, e históricos más tarde como Chacón, Vallejo, José Cepero, Tomás Pavón, Carbonerillo o Juanito Mojama.

Un programa que podéis escuchar en nuestro podcast “Los Caminos del Cante – Onda Jerez Radio”:

Ir a descargar


(*) Para aclarar un poco este entuerto de nomenclatura – incluso en el programa nos liamos a veces – puede valer esta descripción que os propongo:

. La granaína en puridad es un estilo grandilocuente, de tercios valientes y con continuas referencias a la ciudad de Granada y sus lugares emblemáticos como El Genil, La Alhambra, La Virgen de las Angustias … Esta forma es heredera más o menos directa del antiguo fandango de Albaicín o Granada que alcanzó con el tiempo una grandeza expresiva.

. A esta forma cantaora, que implica una gran exigencia al intérprete, se le buscó un cante de preparación (como ocurrió en otros tantos estilos) y se le llamó la media granaína. Más plano y corto por su naturaleza al servicio del principal. Curiosamente ya no habla directamente de Granada y sus múltiples atractivos; más bien lo hace de vivencias personales y genéricas como “engarzá en oro y marfil” o “rosa yo no te cogí”.

En los cantes seleccionados en el  programa y que podemos estudiarlos a fondo, tras la entrevista a Antonio Conde nos encontramos:

Don Antonio Chacón en el mismo cante, siguiendo este esquema, (así se rotuló en las etiquetas de sus discos):

“Engarzá en oro y marfil” –  es media granaína

“Viva el puente del Genil” – es granaína

A continuación Manuel Vallejo en dos cantes diferentes :

“Y no me la dejan ver” – es media granaína

“Me gustaría vivir  / en un carmen de Granada” – es granaína

Como bien aclara el profesor Antonio Conde, tal vez por una equivocación, se cambiaron las denominaciones. Donde antes se decía granaína (el cante que alude a Granada y es grandilocuente) hoy día se le dice media granaína. Vaya, un donde dije Diego, en términos coloquiales.

En sentido contrario  donde se decía media granaína (el cante de preparación que suele hablar de temas generales) hoy se le dice granaína.

Esta es la gran confusión a la que nos llevan la mayoría de las nomenclaturas en los discos. Si hay dudas podemos abrir un hilo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s