Para el estudio.- Los caminos de la siguiriya (6): “Tía Anica La Piriñaca”

A pocos días de comenzar nuestro X curso de verano, dedicado de forma monográfica a la siguiriya de Jerez, hacemos parada obligatoria en el magisterio vivencial de Ana María Blanco Soto “La Piriñaca”. La cantaora fue todo un compendio superlativo de la mejor escuela del gemido jerezano. (En el frame de TVE aparece Tía Anica, Terremoto y Rafael Agarrado)

Hasta tres variantes jerezanas nos regala la santiaguera en el mismo cante que vamos a compartir. Siempre con un fuerte acento a terruño, de quien ha estado en contacto con el campo durante muchos años, y con un decir muy de su barrio natal, Santiago. Observamos como todos los cantes son muy cortos, hablados y sin pegar un solo grito.

Toda la información de nuestro curso la tenéis en el cuadro de la derecha donde pone NUESTRO CURSO DE VERANO. El martes día 3 de julio comenzamos.

Tía Anica fue una intérprete muy longeva. Tanto que conoció – por solo unos meses – dos siglos pues nació en Jerez de la Frontera el 11 de abril de 1899, ciudad en la que muriera el 4 de noviembre de 1987. Es decir, con 89 años en los que conoció en primera persona un rosario de los mejor de Santiago y Jerez, sin desmerecer su aprendizaje de patriarcas como Parrilla El Viejo. Está considerada por todo ello como una validísima transmisora de soleás y siguiriyas, entre otros estilos, haciendo de puente generacional al repertorio más contemporáneo de sus paisanos.

Hay que añadir sus dificultades para el ejercicio del cante; hasta que no falleció su marido no pudo hacerlo en público, según sus propios testimonios. En mujer no vamos a encontrar muchas siguiriyeras de su altura y que nos conecte tan bien con la historia siguiriyera que aprehendió durante su larga vida.

Para nuestro estudio nos detenemos en un vídeo de la impagable serie de TVE “Rito y Geografía del Cante” (1973), alojado en YouTube por el usuario nwhuys :

Le acompaña a la guitarra Manuel Morao, siempre con justeza y bastante acompasado en relación a como se canta y toca hoy día la siguiriya. Si nos percatamos bien hay algo de ceremonial en la reunión por la manera en que miran y escuchan todos con un respeto reverencial; incluido Fernando Terremoto o Rafael Agarrado en el plano de atrás . Está cantando toda una matriarca del cante de Jerez. En la reunión también aparecen Tío Borrico o Juan Morao.

El estilo de preparación nos lleva claramente, con respeto a los aportes de Tía Anica y de cada ejecutante siempre, a la siguiriya que se atribuye a Manuel Torre de inicio. Aquel que el gigante de la calle Álamos recreara, acortando los tercios, sobre el estilo homónimo de Manuel Molina como dice la historia. La Piriñaca lo hace también muy corto y diciendo el cante con la letra “Como yo sé que contigo”. Sobre el modelo original de Manuel, Tía Anica repite y liga mucho los tercios.

En el siguiente cuerpo y teniendo en cuenta que lo conoció muy de cerca, nuestra cantaora es una legataria fidedigna de los cantes por siguiriyas de Tío José de Paula. A él se refirió en alguna ocasión a José Luis Ortiz Nuevo (*) diciendo:

… Tío José cantaba mejor que tos, porque Tío José la temporá que se metía en Jerez, ese don José Cantos, ese lo tenía toa la semana, ar Borrico, a mí y a Tío José nos tenía toa la semana de juerga (…) con su poquito leco, sabes, una media voz, esas dos o tres palabras na más se queaba parao y salía como hablando… Un cante corto mu arrecogío, porque Tío José salía con la seguiriya y salía como hablando y se queaba parao y aluego en el momento salía otra vez como hablando…

(*) Periñaca, Anica La, Yo tenía mu güena estrella (escritos de memoria recogidos y ordenados por J. L. Ortiz Nuevo), Hisperión, Madrid, 1987, pág. 95-96.

En efecto, cante hablado y ligado hasta el extremo, corto, con sacudidas y esos “ays” quejumbrosos que nos regala de primera mano Tía Anica con la letra “Como una cosa mía”.

Fijaros bien que durante la enjundiosa falseta de guitarra de Manuel Morao, algunos de los asistentes tocan las palmas remarcando el compás. Una circunstancia que no es muy usual en la siguiriya. Se reconocen a Tía Juana la del Pipa o Juan Morao en estos menesteres o Luisa, hija de Terremoto, sobre su falda.

La siguiente estrofa, que le sirve de cierre, es un alarde de flamenquería cuando se acuerda de aquello que la tradición oral adeuda a El Marrurro. Una versión muy acortada que casi nos lleva de nuevo a Tío José de Paula de no ser por la característica paradiña (como unos ayes que no terminan de decirse) del cante de El Marrurro. Ya dijo el maestro Mairena:

… Es una siguiriya de trágica majestad y desbordante congoja son sus notas peculiares. Esos gemidos no son más que “ayes” en potencia, o acaso reprimidos…

Tía Anica lo rememora con la letra “Siente tú mis fatigas” y acelera el final en forma de coda o final. (Atención a los olés de aprobación de Terremoto). Agradecemos a Ramón Soler sus comentarios.

Acercarse a su figura es hacerlo a un pozo de agua de El Tempul en cuyas aguas subterráneas se compendia buen parte de la historia siguiriyera de Jerez. Y ese sabor a sangre que le dejaba en su boca y que dejó para siempre en la memoria de todo el pueblo cantaor nuestra Ana María Blanco “La Piriñaca de Jerez”.

José María Castaño @Caminosdelcante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s