Entrevista: Paco Taranto nos muestra su herencia trianera

(Por Luis Ybarra).- Después de algunos años sin grabar, el que prestó su eco al caudal del barrio que meció su cuna y llevó algunos cantes de las tabernas al gran público, Paco Taranto, vuelve a los estudios con “Mi herencia trianera”. Junto a la guitarra de Pedro Sierra, este volumen XXXIII de la serie “Flamenco y Universidad” supone una búsqueda por los anales de Triana.

Desde los tanguillos que escuchó en los corrales a sus vecinas mayores hasta las soleares, hay toda una historia de cante. Una historia contada por bulerías, por tangos, seguiriyas, fandangos y tonás. Una historia cuyos protagonistas, algunos desde el anonimato, se entrelazan entre sí y conforman toda una herencia.

Ya dijo José de la Tomasa que “en tiempos de morería / tuvo que ser Triana / un cuento de fantasía”. Y es que la voz de Paco Taranto es el resultado de ese cuento, el testimonio que ha llegado a nuestros días. Por eso hemos querido abrir el baúl que guarda la memoria de la otra orilla del flamenco. Porque Paco Taranto tiene su llave.

P: Buenas, Paco. En primer lugar, ¿cuál es esa herencia trianera que da nombre al disco?

Paco Taranto: Una serie de cantaores y vivencias. Mi niñez fue “El Arenero”, Oliver, Emilio Abadía… En las tabernas los hombres se tomaban una copita y surgía el cante. Pero había muchos que no eran “El Arenero” ni Oliver ni Abadía. Por ejemplo, recuerdo que “El Sordillo” andaba mucho por la zona del Cachorro, donde estaba mi calle, y se metía por los portales de las casas a cantar. Él estaba casi sordo y allí le retumbaba la voz (risas). Eso lo sabíamos algunos chiquillos. Íbamos a escucharlo. El cante de él está en este disco.

P: ¿Esos son tus primeros recuerdos en el barrio?

R: Sí, esos son. Toda esa gente no daba un paso sin mí. A la fiesta que iban, el niño tenía que ir. Yo era un aficionaillo. Después empecé a ir a la radio con dieciocho años; me premiaron alguna vez y hacíamos las tournée. Entonces yo cantaba por Farina. Aunque ya conocía cosas de Triana.

P: ¿Recuerdas la expulsión de los gitanos del barrio en los años 50?

R: Yo no estoy de acuerdo con eso. Por cada gitano que expulsaron, salieron muchos también payos. Yo no soy gitano y en mi casa éramos 38 vecinos. Nos pusieron las maletas en la calle. De eso no se habla.

Paco_Taranto con José Luis Postigo

“En Triana el cante se hacía en las tabernas y había muchos que lo hacían muy bien”.

P: Triana se quedó sin trianeros, dijiste en una ocasión.

R: Hombre, el barrio ha seguido dando trianeros. Pero de los de mi generación apenas quedan. La Triana de aquel entonces, con respecto al cante, se hacía en las tabernas, y había muchos que lo hacían muy bien.

Actuación de Paco Taranto y José Luis Postigo bajo el Puente de Triana (La Bienal de Flamenco de Sevilla).

P: Aparte de todos esos cantes de los que está empapado este trabajo. Tú conociste a muchos grandes fuera del barrio, ¿no?

R: Pues Antonio Mairena, por ejemplo, fue un genio. Qué voy a decir de él que no se haya dicho. Me daba muy buenos consejos y me decía que yo no había nacido en cualquier sitio. Decía que yo tenía una responsabilidad con el cante por haber nacido en Triana. Tuve una gran época de aprendizaje mientras estaba en los tablaos. De hecho, yo me llamo Paco Taranto por haber pertenecido al grupo Los Tarantos, junto a Távora. Dejé que me llamaran Taranto porque Álvarez era muy poco flamenco (risas).

P: ¿Y a Manolo Caracol lo conociste?

R: Tengo mi anécdota con él. Caracol llegó a Los Gallos y yo cantaba para el baile un número montado por Enrique El Cojo, que era un coreógrafo alucinante. Hacíamos lo de los piconeros. “Piconero, piconero, dime porqué llevas cinta negra en el sombrero…” (cantiñea). Cuando termino de cantar, aparece él con un brazo roto y me dice: “Sobrino, quiero hablar contigo” (habla con voz ronca recordando las palabras de Caracol) Yo le dije: “Maestro, lo que quiera”. Me tomé una copa con él y me citó a las 11 de la mañana del día siguiente en La Campana. Quería llevarme a Los Canasteros, pero yo tenía un hijo recién nacido y le dije que mejor más adelante. Al poco tiempo hice la primera televisión de mi vida. Y después de grabar el programa, me fui a Los Canasteros a tomar una copa. Me cogí una papa con Manolito Soler, Diego Carrasco, El Indio Gitano y otros amigos del flamenco… No veas. Estábamos en la parte de arriba y, sin querer, tiré un whisky al patio de butacas. Subió Caracol para arriba con una cara… Yo creía que iba a matar a alguien. Me miró y me dijo: “Tú eres el de los piconeros, ¿no?” (risas).
Y, claro, yo conocí a mucha gente. Canté con Pepe Marchena, Antonio Mairena… Cuando murió Pepe Pinto iba con él en su espectáculo. Fuimos a Alcalá del Río y lo dejé en el Bar Pinto, en la Campana. Entonces su mujer, Pastora (Niña de los Peines) estaba muy mala. Llegué a mi casa y me enteré por la radio que había muerto Pinto. Pensé que se habían equivocado. Pensé que había muerto Pastora que era la que estaba mala.

P: Volviendo un poco al disco, hacía muchos años que no grababas. ¿Es difícil sacar hoy uno?

R: Este proyecto lo tenía en mente desde hace mucho tiempo. Lo que pasa que a mí en otros tiempos me daban un dineral por grabar, hoy me cuesta a mí el dinero. Tengo una edad y ya nada que demostrar. Hay doce discos grabados. Ahora algunas universidades de Andalucía han patrocinado este trabajo. Así que el disco es para la universidad. Yo no sé ni si se puede comprar. Me imagino que por Internet, en Amazon y Spotify, dice mi hija, pero yo no entiendo de esas cosas. Eso sí, lo grabé en unas horas, el técnico estaba asustado.

P: Llevas una buena guitarra…

R: Anteriormente he grabado con Rafael Riqueni, Manolo Franco, Niño de Pura, Paco Cepero y muchos otros, todos buenísimos. Y Pedro Sierra es otro monstruo con la guitarra. Qué bueno es y qué original toca. Un fenómeno. Además está muy puesto en el estudio. La verdad es que ha ayudado a que salga algo decente.

paco taranto mi herencia trianera

Portada del disco.

P: Más que decente. Hay cosas muy poco escuchadas, ¿de dónde salen esos tanguillos de Triana?

R: Yo eso se lo escuché a los gitanos. Al Herejía, al Titi… pero esto va en tanguillos de Cádiz, no en tangos, con las cosas de Triana. Algunas letras las oí en mi corral. Mis vecinas mayores lo cantaban. Recuerdo a mi madre y a mi tía bailándolo. De ahí lo sé yo.

P: Los cantes del barrio estaban la mayoría fuera de compás, porque no había cantaores profesionales. Tú has llevado estos cantes a otro nivel.

R: Fui de los primeros en llevarlo al disco. Había alguna grabación de Emilio Abadía, solo que todos esos cantaores que conocí en las tabernas no tenían mucho sentido del compás. “El Arenero”, un poco más; aunque cantaban la mayoría con un gustazo tremendo, eso sí. Había quien decía que los cantes de Triana eran así porque eran cantes de mostradores. Yo decía que se cantaba en el mostrador porque no había guitarras. No es como hoy. Recuerdo la guitarra de los Amador, los Pata Negra, que llegaron de Almería. Yo me acercaba a ellos, hasta que les dije que sabía cantar. Y al abuelo le caí muy bien, porque tenía la voz muy rizada y flexible, y le hacía las cartageneras de su tierra. El abuelo me enseñó tarantas muy antiguas. Y al final también me crié con ellos; de ahí me viene el conocimiento de los cantes de levante. Y lo que te quiero decir con esto es que tenían una guitarra, que en Triana había pocas, y por eso muchos no estaban acostumbrados.

P: ¿Qué cante destacarías del disco?

R: Antes que nada, la soleá que pone “Soleá personal” puede prestarse a confusión. Hago estilos de Joaquín Ballesteros, de Sordillo… y de uno que se llamaba Manolillo “El Pintor” que tenía un cante precioso que no sabía hacerlo. Yo eso me lo llevo a mi manera. De ahí lo de personal, porque le pongo y le quito. Y la verdad que los tres cortes de soleá que tiene el disco son muy interesantes, sobre todo para el aficionado que quiera aprender. Hay una soleá apolá, otra alfarera y la que pone personal, que son estos estilos que te he dicho.

“Si me llega pasar algo hace unos meses, aquí hay cantes que se pierden”.

P: ¿Este trabajo cierra, de alguna manera, toda una obra?

R: Si a mí me llega a pasar algo hace unos meses, aquí hay cantes que se pierden. Así que esto tenía que grabarlo. Sin embargo, uno nunca se conforma. Tengo otro proyecto que podría ser muy bonito. Yo lo llamo “De Triana al Malecón”. Quiero hacer una serie de guajiras, vidalitas, colombianas y este tipo de cantes. Pero de momento, está este trabajo para disfrutarlo. Es un regalo para toda la afición.

Desde el sofá escuchamos el sonido seco de su martinete cuando la oscuridad, que empieza a colarse por los visillos, nos avisa la hora. Paco se levanta, aprieta el botón del mando y caya su propia voz. Nos despedimos charlando sobre la seguirilla de Mojama, sus vivencias con Pepe Marchena y los recuerdos de los corrales. Continuamos con la conversación hasta el portal; empiezo a añorar algo que no viví. La voz de Paco me ha empapado los tuétanos.

Luis Ybarra Ramírez (@flamencojondo).

2 comentarios en “Entrevista: Paco Taranto nos muestra su herencia trianera

  1. Pregunto a Paco si se acuerda cuando vino con María Jiménez (los dos muy jóvenes) a cantar a Casas de Don Pedro (Badajoz), Tuve el honor de verlos y escucharlos. Un saludo para El.

    Me gusta

  2. Paco Taranto para mi tiene un voz bendecida por los dioses , a partir de ahí saquen la conclusión , soy un incondicional vayan mi admiración y respeto para paco. Antonio Arias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s