La Macanita, el eco flamenco para las canciones de Manuel Alejandro (revista Zoco)

Tras el descanso estival, vuelve puntual a su cita la publicación Zoco Flamenco que se imprime en Madrid y que ya tenéis disponible en línea. Entre sus contenidos aparece un artículo que hemos dedicado a La Macanita y Manuel Alejandro por el espectáculo protagonizado por la artista jerezana en Madrid. (Foto Macanita: Paolo Mascagni)

En el número 46 de la revista, perteneciente a los meses de septiembre y octubre, podéis encontrar una serie de valiosos contenidos como su título Forja, Madrid Flamenco, Bienal de Flamenco de Sevilla. Entrevista a la bailaora La Tati, Semblanza Rafael Riqueni, Los tablaos de Madrid,  noticias, novedades. Todo flamenco…

Tras nuestro artículo tenéis una ventana a sus contenidos.

La Macanita y Manuel Alejandro, del barrio de Santiago de Jerez

En los primeros días septiembre, el Teatro de la Zarzuela de Madrid acogió el estreno de ‘Querer y amar. Las canciones eternas de Manuel Alejandro’ a cargo de Tomasa Guerrero ‘La Macanita’, suponiendo además el debut de la artista jerezana sobre este ilustre escenario de la capital de oso y el madroño.

Siendo la cantaora jerezana un adalid de la ortodoxia flamenca desde muy pequeña, nos es menos cierto que siempre ha gustado de expandir sus sentimientos artísticos para otear diferentes horizontes estéticos. A su favor juega ese eco jondísimo pero versátil al mismo tiempo, una ambivalencia que le permite infinitas posibilidades. Así, la hemos visto en manos de productores de la talla de Isidro Muñoz o Ricardo Pachón, quienes la situaron en algunos discos en la frontera de esas aventuras artísticas que tanto gustan a nuestra Tomasa junto a sus cantes de siempre.

La relación más directa de Macanita con la obra del autor nace en aquel famoso disco ‘Así canta nuestra tierra a Manuel Alejandro – Tierras del Jerez’. El subtítulo viene del nombre del pabellón que el Ayuntamiento de la ciudad tuvo en la Expo de Sevilla de 1992. La entonces Caja de Ahorros de Jerez, siguiendo los hitos discográficos de su colección dedicada a la Navidad, reunió un impresionante ramillete de artistas para llevar al flamenco algunas de las más famosas canciones de Manuel Álvarez-Beigbeder, nombre completo del compositor. Entre ellos, estaba una jovencísima Tomasa que registró dos cortes en el disco: ‘Que no se rompa la noche’ y ‘Cuando anochece en el mar’, junto a las señeras guitarras de Parrilla de Jerez y Moraíto chico’. Desde entonces, los nombres de Manuel Alejandro y Macanita han quedado prendidos en una hermosa llama artística que sigue alumbrado hasta nuestros días.

Un momento de la actuación en el teatro de la Zarzuela de Madrid de La Macanita cantando a Manuel Alejandro. Foto de su FB

Pero tal vez, los dos artistas estaban unidos mucho antes de coincidir en el estudio por el cordón umbilical de un mismo sentimiento, aquel que les regaló el Barrio de Santiago de Jerez. Manuel Alejandro ha confesado en muchas entrevistas que ‘sus canciones nacen y vuelven allí’. A aquella ventana de la calle de la Merced que la familia dejaba abierta las noches de verano y por donde se colaban los ecos flamencos transidos por la noche. ‘Cuántas madrugadas de mi niñez me despertaron las voces rotas de Canalejas o Terremoto’… afirma el autor en el texto que acompaña el disco referenciado.

Esa misma escena flamenca es la que vivió desde muy temprano en su vida Tomasa Guerrero ‘La Macanita’; ahí están las cámaras de aquel capítulo de la mítica serie ‘Rito y Geografía del Cante’ de TVE como testigo de su pródigo talento. Hay algo en el espíritu del barrio de Santiago que conecta la sensibilidad cantaora de Tomasa a la manera de escribir de Manuel Alejandro. Ese fondo de compás que condensa la tristeza y la alegría en una misma forma de expresión de vida.

Así que el triunfo de la cantaora jerezana es haber sabido conectar de lleno con ese halo misterioso que da la tierra jerezana y que lleva tan dentro. Aquella que lo mismo trepa por una garganta morena, que se hace oloroso en las bodegas o canciones inmortales en el bolígrafo de un autor. El destino, por sabio, ha querido unir para siempre el eco arcilloso de Tomasa y el rumor de una tierra que Manuel Alejandro inmortalizó en forma de canción como si fueran cantes.

José María Castaño @caminosdelcante


Aquí la Revista Zoco Flamenco nº 46 septiembre-octubre 2022:

Publicado por Los Caminos del Cante

Programa de radio y web del mismo nombre que se emite desde Jerez de la Frontera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: