Dos “mujerez” y una lebrijana, nuestro texto para la revista Al – Yazirat

Dos “mujerez” y una lebrijana, nuestro texto para la revista Al – Yazirat

La Sociedad del Cante Grande de Algeciras, a través de su prestigiosa Palma de Plata, sigue recorriendo los caminos más profundos de la jondura. Cuando el flamenco ya ha tomado las autopistas de la modernidad, nuestros amigos del Campo de Gibraltar siguen en su noble empeño de transitar las veredas donde la jondura se sigue manifestando con toda su autenticidad. Casi siempre de modo más íntimo pero menos contaminado. (Las fotografías de Juana y Dolores son de Jaime Martínez y la Inés de Sebastien Zambón para la portada de la revista)

La Palma de Plata acoge de nuevo este año 2019 una fórmula tripartita; son tres las artistas premiadas y reconocidas. Tres formas tan iguales pero al tiempo tan diferentes entre sí de contar la historia del gemido en clave de mujer. Tres ecos repartidos en dos territorios del cante que casi son uno; pues Jerez y Lebrija comparten una asombrosa hermandad en cuanto a lazos consanguíneos y semejanzas a la hora de hacer del quejío una forma de vida.

Han sido muchas las investigaciones genealógicas de jerezanos y jerezanas que me han llevado a la gitanería lebrijana tarde o temprano. Sobre todo en las relaciones que se establecen entre el barrio de Santiago de Jerez y sus primos lebrijanos. Si bien es cierto que en el caso de Dolores sus ascendientes plazueleros la llevan a mayores vínculos con la gitanería de Los Puertos.

Mujerez (frontal)
Este 2019 se han cumplido 10 años del disco “Mujerez” con dos de las reconocidas con la Palma de Plata

Esta dedicatoria de la siempre cabal ciudad de Algeciras a las cantaoras Juana la del Pipa, Dolores Agujetas e Inés Bacán me hace una especial ilusión. Hace diez años justos fui uno de los productores de un disco que hoy se valora como un alto testimonio del ritual cantaor de la mujer jerezana. De ahí su título: Mujerez (BBK, 2009), que reunió a las dos primeras junto a La Macanita y con Moraíto como maestro de ceremonia. Tomasa ya tendrá tiempo para ser reconocida la plata algecireña y que en su lugar se señale la figura de Inés Bacán es toda una alegría. Sobre todo para quienes nos creemos en permanente deuda con las casas cantaoras gitano andaluzas como eje fundamental de nuestra expresión más jonda y vivencial.

Ya está aquí La Palma de Plata con nombre de mujer. Dolores enciende la fragua de los cantes de hierro; Juana e Inés la mantienen encendida…  Son los sarmientos de un cante que se hace humo desde la espesa tierra de los campos que unen Jerez y Lebrija. Juana, Dolores e Inés son, hoy día, el tuétano de una expresión que nos llevan directamente a esa herida que aún supura entre los suyos. Tres intérpretes que aún luchan por conservar la herencia oral de su respectivas raleas.

Así que felicidades de nuevo a nuestros amigos de Algeciras por conceder esta Palma de Plata a estas dos “mujerez” y una lebrijana. Porque ellas siguen poniendo el acento allí donde el cante bueno es el que duele, que diría nuestro recordado Moraíto.

¡Enhorabuena a todos por esta sabia decisión de quienes saben distinguir lo excepcional dentro de lo bueno!

José María Castaño @Caminosdelcante


Gracias al amigo José Luis Lara Heredia os podéis descargar en pdf.- todo el contenido de la revista en este enlace:

Revista Al-Yazirat 2019 web

palmaplata2019
Las fotografías por este orden son de Christele Medaisko, Miguel Ángel Castaño y Paco Tana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s