Del homenaje a cuantos Ceperos habitan en Paco

La feliz celebración de los sesenta años con el arte de Paco Cepero en el Teatro Villamarta de Jerez no hizo sino certificar que estamos ante un intérprete más allá de las seis cuerdas. La gala, dirigida por Paco López, mostró los múltiples perfiles del maestro jerezano. (Foto: Ayuntamiento de Jerez)

El gran éxito de Paco Cepero es saber traducir su reconocida sensibilidad a través de una rueda de acordes muy característica en su ejecución. Un conjunto de notas agrupadas bajo un gran instinto creativo que ofrece un color especial en todas sus composiciones, ya sean como guitarra solista o para ser cantadas por otros artistas. Una buena muestra es lo que ayer pudimos saborear sobre las tablas del proscenio jerezano, este pasado domingo 4 de noviembre, en una noche de homenaje a las muchas versiones de Paco Cepero.

Resulta admirable como, a lo largo de su dilata carrera, el guitarrista ha ido moldeando todas sus composiciones a partir de infinitud de variaciones sobre un mismo patrón armónico. Ese que algunos denominan como “melopea ceperiana”. Un concepto, nada simple como pudiera parecer, que permite reconocer al maestro jerezano a leguas de distancia. Ese es su gran logro y el mayor reconocimiento a sus sesenta años con el arte. O sea, el sello que lo identificará para siempre.

Cepero multiplicado por Paco en una secuencia melódica que todo lo inunda ya sea tocando en solitario “Agua Marina”, “Capricho” o “Abolengo” o acompañando una siguiriya o un soleá, su cénit artístico. Pero el concepto Cepero va más allá y desarrolla su aroma ya sea bajo el manto de los sones en una marcha de Semana Santa o en sus composiciones más famosas a artistas como Rocío Jurado, Lolita o Chiquetete.

Homenaje_Paco_Cepero2

La bailaora Mercedes Ruiz en un momento de su participación. Foto: Ayuntamiento de Jerez

Gracias a la labor de Paco López en la dirección vimos a Cepero a través de un prisma de poliédricos perfiles, incluso cantando. Para ello contó con una serie de colaboraciones muy especiales como las segundas guitarras de Santiago Lara, Paco León y Paco Ibáñez. En los ecos de Vicente Soto, David Carpio, Jesús Méndez y las damas María José Santiago o Laura Gallego. Sin olvidar las contribuciones de Mariquilla y Mercedes Ruiz en lo gestual. La Banda Municipal y los alumnos del Conservatorio Joaquín Villatoro con Paco Orellana al frente. Así como el violín de Sophia Quarengui y el compás de Perico Navarro y Javi Peña.

En definitiva, una noche en la que el maestro jerezano Paco Cepero fue homenajeado en su patria chica; sesenta años como artista lo merecen. Sin duda, en estos tiempos de tanta imitación y de arte clonado, la personalidad se cotiza al alza y Paco puede presumir de una manera tan propia como única de mostrar sus múltiples sensibilidades. Que no son pocas.

José María Castaño @Caminosdelcante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s