Desde la mina.- María, “Terremoto” en La Unión

POR JOAQUÍN G. ZAPATA.-  La tercera de las galas del Festival del Cante de las Minas de La Unión, celebrada este pasado domingo 5 de agosto, tuvo como protagonista a María Fernández Benítez, hija del añorado Fernando Terremoto y nieta del metal más característico de la historia del flamenco, Terremoto de Jerez.

Apenas alcanzada la mayoría de edad, María es una de las esperanzas del flamenco actual. Aunque nacida en una sociedad donde se premia la inmediatez por encima de la calidad, María Terremoto es una de las pocas cantaoras que está construyendo su carrera desde la base sólida de la afición. Por suerte también ha heredado no pocos ecos de las gargantas de sus ascendientes, de forma que el cante que sale de su boca es pura añoranza para los oídos.

unionmariaterremotobn
María Terremoto en su debut en La Unión

Acompañada a la guitarra por Nono Jero y con las palmas y coros de Manuel Cantarote y Manuel Valencia, la jerezana comparecía ayer por primera vez ante el público de La Unión. Comenzó su concierto con un par de cantes libres que interpretó de pie desde el borde del escenario. María no permanece sentada durante toda su intervención, por lo que además del micrófono tradicional, se auxilia de uno de diadema que le da absoluta libertad de movimientos. Continuó con la soleá por bulerías en la que atesora todo el sabor de su apellido, como en las siguiriyas con las que continuó la actuación. Los asistentes se deshacían en oles cada vez que entraba en los recovecos de cada tercio.

Tras esto, tientos y tangos, en los que demostró que además de un buen eco, tiene capacidad vocal suficiente como para adentrarse en estilos exigentes como los extremeños. Por fandangos evocó a Manolo Caracol en dos ocasiones para rematar recordando a Chocolate. Fin de fiesta por bulerías y para qué más, si en apenas una hora dio un recital suficiente como para ilusionar con su trayectoria y con la continuación de su estirpe cantaora.

unionvivancos
El grupo Los Vivancos a su paso por La Catedral del Cante

Al finalizar la actuación de María Terremoto estaba programado un espectáculo ajeno al flamenco. «Nacidos para bailar», es la propuesta de Vivancos que ayer se presentó en el Festival de La Unión. Tratan de recorrer diferentes artes con suerte pareja. Los pequeños retazos de baile flamenco que se pueden apreciar son destartalados, tampoco brilla la parte dedicada a la danza clásica. Los juegos de acrobacias son un tanto circenses, mientras que las coreografías con luces son un tanto repetitivas.

Texto y fotos, Joaquín G. Zapata García, corresponsal en La Unión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s