El Museo Flamenco de Andalucía, desde Jerez y para los sentimientos de la humanidad

Uno de los últimos fandangos de Paco Toronjo fue dedicado a los sentimientos de la humanidad. Justo cuanto se pretende con el proyecto del Museo Flamenco de Andalucía recientemente presentado en Jerez por las autoridades competentes autonómicas y locales. (Frame del documental del proyecto de museo flamenco por La Junta de Andalucía)

De este modo se pretende conseguir un propósito prioritario como es aglutinar “todas las facetas de este arte universal en un espacio único para su conservación y difusión”. De paso, en cuanto al orden local va a suponer, por fin, dar contenido a la llamada zona cero de Jerez dinamizando un casco histórico bien necesitado de inversiones.

Todo lo que sea sumar es más que bien venido y, por lo pronto, hay que felicitar a quienes harán posible la apertura del museo en los años venideros. Para una comunidad autónoma como la nuestra, arrastrada a ser destino turístico, este tipo de equipamiento siempre va a jugar a favor. No digamos para una de las ciudades con más déficit del país.

En mis muchas visitas a Bilbao escuché muchos testimonios de cómo el Museo Guggenheim fue capaz de transformar la propia fisonomía de la ciudad. Tal vez sea este uno de los revulsivos que buscamos con tanto ahínco en una zona donde los jaramagos campan a sus anchas.

Sigo insistiendo que el traslado del CAFD a las antiguas carnecerías del zoco pudiera ser un error histórico. Ya se verá. Y al tiempo creo que no hay mayor interactividad que escuchar flamenco en vivo con un jerez en la mano y en algunos de los escenarios primigenios que, dentro de muy poco, perderemos para siempre. Una cosa no quita la otra.

De momento la patata caliente la tiene el comité de expertos que ha de llenar de contenidos el museo. A ellos deseamos la mayor de las suertes en el proyecto porque mantener un justo equilibrio entre todos los actores históricos que han ido conformando el arte jondo es tarea harto difícil. Con cualquier mínimo error se puede caer en un sectarismo con unas consecuencias muy graves. Ojalá afinen con la sabiduría de los buenos oidores por encima de su pertenencia a uno u otro partido. Pues aquí se persigue el bien general.

De momento quedamos a la espera. Con el deseo sincero que el proyecto salga adelante con toda solvencia y el mal bajío de aquella zona de la antigua cárcel quede en una mera anécdota.

Y lo dicho, que este museo tan justo como necesario sea un homenaje desde el flamenco a los sentimientos de la humanidad.

José María Castaño @Caminosdelcante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s