María Terremoto, un nuevo capítulo de la flor del cante de Jerez

Actualidad

Aunque hemos estado de viaje en otros compromisos profesionales no queremos dejar pasar un día más sin felicitar a toda la familia Terremotera en el nombre de la más joven de la ralea, María Fernández “Terremoto”, quien mostró con Miguel Poveda en el Liceo sus extraordinarios aromas al jerez. (Foto: @actidea)

Su llegada al mundo artístico no hacer sino reforzar nuestra teoría del juego y el duende entre los cantes y los vinos de Jerez. El gran secreto de los mismos ha sido mantener ese misterio del original sistema de criaderas y soleras; la crianza evolutiva en el seno de la familia gitana bajo andaluza. Esta peculiar manera de ir rociando las soleras con los mostos jóvenes hasta producir un proceso generacional por el que los vinos consiguen esa extraordinaria calidad al tener alma tanto de viejo como de joven.

Ahí estaba María Terremoto como un junco trasplantado en el Liceo de Barcelona para colaborar con el artista Miguel Poveda y su gesto solidario. Como una flor del cante de Jerez evocando el jipío a compás de sus ancestros. Desde Juanito Mojama a su abuelo Terremoto y su tía María Soleá y cómo no tributando el mejor homenaje que jamás pudiera darse a su padre Fernando que lo habrá gozado desde los tablaos del cielo.

Se dice que el jerez es un vino de sagas; una jerarquía en el tiempo, termino que adoptara para los cantes Fernando Quiñones. Y eso es. Eso es lo que María demostró la voz joven, decidida y con ímpetu abriendo a compás una ventana a la vieja herida de los suyos. Como ventana de esparto joven por el que cuela un eco antiguo.

Actuación de María Terremoto y Miguel Poveda en el concierto “Música para la investigación”, celebrado en el Gran Teatro Liceo de Barcelona el 25 de julio de 2017 y retransmitido por La 2 de Televisión Española. YouTube by Hugo Pérez

Es pronto para encumbrar a una artista con apenas si tiene los 20 años y no le haríamos ningún favor, incluso iría en su contra. Pero no es menos cierto que en María Terremoto se ha producido el incipiente y pequeñito milagro de esas pequeñas natas que se forman en las botas de nuestro cante. Rememorando en pleno siglo XXI las viejas soleras que hicieron del quejío terremotero un compendio de llagas y caireles, como bien dijo Manuel Ríos Ruiz.

Es ella María, como otras de sus compañeras, motivo de una esperanza para un Jerez que sigue y sigue embrocando pasado, presente y futuro en el rito del pueblo cantaor por excelencia.

Felicitamos por tanto a María y a toda su querida familia terremotera, en recuerdo a la amistad que me unía con su padre. Y cómo no a Miguel Poveda corazón noble por este gesto tan hermoso de contribuir a la gran lacra del tiempo actual en unión de sus compañeros.

Compás contra la enfermedad ¡Qué grande es Miguel!

José María Castaño @Caminosdelcante

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s