Aquel festival en honores a Moraíto que se quedó sin reservas de arte…

Actualidad

Todos los que estuvieron presentes coinciden. La del 1 de julio 2017 en Jerez fue una noche muy especial; no sólo por la predisposición anímica que se palpaba desde las gradas sino también porque se dieron momentos únicos en una velada que dio para todo pero que resultó algo extensa. (Fotos: Christele Medaisko)

Lo verdaderamente importante en el arte flamenco es que se den esos momentos inesperados por impredecibles. Al fin y al cabo son las regiones del claroscuro en las que al duende le gusta jugar al escondite. Es lo que ocurrió, sobre todo, en dos momentos muy especiales: la vuelta a la vida artística de Remedios Amaya, llena de un entusiasmo que contagió a todos los presentes plantada en los reales de la plaza como una faraona de cantes canasteros.

También el regreso de la bailaora Manuela Carrasco a Jerez como una diosa que regaló replantes que quedarán grabadas a fuego en la memoria. Manuela Carrasco, sabedora de la más ancestral tradición gestual de los suyos, tuvo a bien improvisar. No hay escuela que valga cuando se pone el corazón en las manos y el alma en los pies. La sevillana quiso contar con Alonso Núñez “Rancapino Chico”, que debutaba como cantaor al baile. El resultado fue mágico.

Me gustó el buen nivel ofrecido por la cantera jerezana con Enrique Remache, Rafael el Zambo y Manuel de la Nina que abrieron plaza. A medida que van cogiendo tablas van ganando en seguridad y confianza por cuanto la cita les vino muy bien para estos menesteres. Un grupo en el que ya no podemos – por  edad y por avances – incluir voces como las de David Carpio o Felipa la del Moreno ya muy experimentadas y pidiendo un sitio importante en el escalafón por su línea siempre ascendente.

No es que cualquier tiempo fuera mejor, ni mucho menos, pero en verdad los maestros lo son por algo. Custodian el sabor porque están embadurnados por una vivencia flamenca que solo ofrecen los años y la calle. Me encantaron las formas de Juan Villar con Periquín; la sobriedad elegante y ahíta de originalidad de Pansequito; la erupción de un volcán de decires gitanos, aunque breves, de Juana la del Pipa o Capullo de Jerez elevando la categoría del compás a arte mayúsculo.

granreservaremedios

Remedios Amaya en Jerez, perfil de Nefertitis gitana… Foto: Chistele Medaisko

Y cómo no los consagrados que hoy gozan del parabien de la afición por sus innegables cualidades que son un valor seguro por su autenticidad, tales que Antonio Reyes, Tomasa La Macanita o Rancapino chico. A la par de un juego de guitarras jerezanas hoy día a una altura insuperable como las de Diego del Morao, Manuel Valencia, Pepe del Morao, Miguel Salado, Manuel Jero, sin olvidarnos citar de nuevo a Periquín así como a los palmeros Chicharito, José Rubichi, José Peña, Manuel de Cantarote, Macano… (perdón si me olvido de alguno).

Una noche en que Moraíto – y Camarón –  (ya con nombrarlos es suficiente para convocar los duendes) revolotearon la Plaza de Toros de Jerez. Una ciudad que gracias al empeño algecireño de José Luis Lara – a quien debemos ya más de una por estos lares- volvió a tener una nueva gran noche de flamenco que se quedó “sin reservas” de arte.

José María Castaño @Caminosdelcante


Opinión.- ¿Jerez Gran Reserva era La Fiesta de la Bulería 2017?

Ante un acontecimiento flamenco de esta magnitud solo hay que felicitar a los organizadores que han sido muchos; pero sobre todo en el nombre del empresario algecireño José Luis Lara y sus colaboradores más directos Rafael Agarrado y Juan Garrido (con quien tuve el placer de compartir labores de presentación) por el inmenso trabajo y el feliz resultado.

No es fácil hoy unir este elenco y mucho menos meter más de 4.000 personas para disfrutar de un acto flamenco y que todo o casi todo fuera a la perfección. Ese aforo gracias a muchísima gente de fuera de Jerez… luego con qué facilidad sacamos pecho…

Siempre como opinión constructiva hay dos aspectos que me gustaría destacar:

Por un lado, creo que no quedó del todo claro que se trataba de una “dedicatoria” del evento a Moraíto y no de un “homenaje”. Puede parecer lo mismo pero no lo es. Digo esto porque puede que muchas personas desde hace muchos años en Jerez y alrededores no confían totalmente de los homenajes ya que a los artistas les pueden surgir otros compromisos. Y Jerez Gran Reserva no se hizo por compromiso con una o tal causa sino mediante contrato que son cosas muy distintas ya que esta garantiza mucho más la presencia de los artistas y puede ahuyentar la desconfianza que se generó en la ciudad tras la celebración de muchos de ellos.

Por otro, quedó claro tanto por el público, incluso por los propios organizadores, que estos festivales maratonianos simplemente han caducado. De no haberse abreviado -y mucho- al final podríamos haber salido a las 7,00 de la mañana como en las antiguas Parpujas de Chiclana dado que muchos intérpretes no cumplen su horario y producen un efecto dominó. También hay que contar con los cambios de escenario, que a veces consumen más tiempo del que creemos.

Así como al jerez no se le añade el nombre de reserva (a excepción del brandy) sino de solera también es cierto que las copas de buen jerez no se echan hasta el filo de la misma…

Para futuras ediciones seguro que Lara y los suyos ya se lo han planteado.

Y para terminar, cuando volvía para casa reflexioné: ¿Teniendo en cuenta cómo están de doloridas las cuentas municipales, que diría El Bó, no hubiera sido optimizar recursos el plantear una reunión con el empresario José Luis Lara y llevarse este evento fragmentado a la Fiesta de la Bulería de este año? Un macro evento que por su naturaleza público – privada ahorraría muchos dividendos a una Fiesta que viene siendo deficitaria y que por otro lado sería de ayuda al empresario al incentivar su participación en un ciclo de la ciudad… “sinergia” que dicen los modernos.

Si tomamos el cartel del I Festival Flamenco “Jerez, Gran Reserva” y lo dividimos en capítulos a modo de un serial jondo tendríamos una semana increíble en la Alameda Vieja durante toda una semana para la suplicada Semana Internacional de La Bulería de Jerez.

Ejemplos de posibles combinaciones desde el cartel de este Festival:

Noche 1: Antonio Reyes / La Macanita / Juan Villar

Noche 2: (Jóvenes Pasaje: Nina, Remache, Zambo) / Juana la del Pipa / Pansequito

Noche 3: David Carpio / Remedios Amaya / Manuela Carrasco

Noche 4: Felipa la del Moreno / Rancapino chico / Capullo de Jerez

(Noche 5: Romerito y Paco Cepero últimos supervivientes del Canta Jerez)

Y todo aderezado dando sitio a la cantera y otros artistas de Jerez que faltan en la mente de todos o artista de fuera que siempre serán bienvenidos, al baile, la guitarra y por qué no una noche dedicada al flamenco más contemporáneo…

Es solo por compartir mi reflexión con todos los caminantes. Hay que construir entre todos. Además es que no queda otra.

Ahí quedan por tanto estos pensamiento veraniegos en alta voz.

@Caminosdelcante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s