Desde Sevilla: “María Terremoto, cante y promesa”

Actualidad

POR LUIS YBARRA, CORRESPONSAL.- Venir a Sevilla a defender el Giraldillo Revelación de la pasada edición de La Bienal sin la mayoría de edad cumplida no es tarea sencilla. Pero María no lleva a Terremoto en el apellido, sino en las tripas… (Foto: @actidea)

Y en su casa habita un dardo venenoso que no se detiene ni en la pronunciación cuando esta rehúye al doler. Solo doler. Que la jerezana conoce esa queja que quema y mata, por eso el público disfrutó y sufrió con ella. Porque todo fue una búsqueda de la flagelación. 

La médula de María Terremoto se cubrió de cristales casi sin darse cuenta. Despacito. Al principio, interpretó unas bulerías por soleá y algunos estilos de soleares todavía algo fría, aunque con buenos referentes como La Paquera o su propio padre: Fernando. Y lo mismo sucedió con la malagueña, donde caminó de puntillas hasta caer con dignidad y apuro en la rondeña y el fandango de Frasquito. La responsabilidad y el nervio se tradujeron en dudas en la respiración: ahí hay que aprender de los antiguos. Por eso, de momento, esta jovencísima artista es cante y promesa. Porque los años amontillan y a su corta edad ya ha enseñado el brillo de su guadaña, pero todavía queda alguna yaga que abrir y muchos kilómetros que recorrer.

mariaterremotoalczarintro

María Fernández estuvo acompañada por Nono Jero en este incomparable marco sevillano. Foto: @actidea

Todo fue in crescendo. Entró de lleno la noche y el jazmín comenzó a oler a cante desde un rincón mágico del Alcázar. La Puerta de la Alcoba y los jardines por testigo. Expectación. María se arrima a la seguirilla y empieza un rugido hondo y cabal. No importa el estilo ni la música, tan solo hacer el máximo daño al oído del que escucha. La guitarra de Nono Jero, por su parte, se acopla jerezana y sencilla a un cante que con el paso de los minutos se va calentando hasta que hierve en la seguirilla, los tientos, tangos y bulerías. Había clavado el dardo.

Los tientos fueron cortos y dolientes, de Jerez, así que se echó a los tangos desde Santiago a la Alameda y Badajoz sin soltar la estaca terremotera que le caracteriza y arrasa con todo. En esta parte del espectáculo, que no murió hasta el último compás de la bulería, ya encontraba púas hasta en los flecos del mantón. Cuánto dolor.

Lo que meses atrás dijo en San Luis lo confirmó ante un público que lloró para adentro con su discurso creciente. Por eso la hora que duró el recital resultó corta. Porque se bajó del escenario con la herida abierta al cante y no sé qué hubiera pasado en media hora más de concierto, pero seguro que algo grande. Que en el eco de María se encuentra un sentimiento compartido. Y por su boca la sangre brota y sentencia.

Luis Ybarra @flamencojondo

Ficha técnica
XVIII Conciertos Noches en Los Jardines del Real Alcázar
Real Alcázar de Sevilla
Jueves, 22 de junio 2017
Cante: María Terremoto / Toque: Nono Jero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s