Aula de Flamenco.- Nuestro homenaje a la cantaora jerezana Tía María Bala (añadido comentario de Ramón Soler)

CAMARÓN YA LO HIZO EN SU DISCO DE 1970.- Siempre en Los Caminos del Cante hemos sido devotos del cante de María Soto Monge, María “Bala”, de los Sordera de Jerez. Un tesoro del cante que ha permanecido muy oculto por diferentes razones. (Foto: María Bala con Moraíto de la película  de NTR Television Holandesa y dirigida por Martijn van Beenen & Ernestina van de Noort)

Intérprete de culto para su familia apenas se prodigó ante el público, excepto de la mano de su sobrino Moraíto que la hizo grabar en su disco “Morao, Morao” y en la película “El Cante Bueno duele” de NTR Television Holandesa y dirigida por Martijn van Beenen & Ernestina van de Noort.

Con algún apuro técnico, del que pedimos disculpas, recuperamos un directo de los archivos de Los Caminos del Cante de la Asociación Cultural Flamenca “Sordera de Jerez” (noviembre  2002) con la guitarra de un joven Diego del Morao.

El programa, en el que contamos con Alfredo Benítez y Juan María de los Ríos, también sirvió para demostrar que pudieran darse razones para atribuirle a María Bala un cierre de soleá que es el que recreara Camarón con Paco de Lucía en 1970 con la letra “Me senté sobre tu cama / lágrimas como garbanzos / me caían por la cara” en una tanda de soleás tituladas “Soleares de La Serneta” que de manera genérica se rotulan en el LP como “Cada vez que nos miramos”. Una soleá valiente que también solía hacer el Torta con la letra “Tiempo de quererte”

Aunque entre comentarios no dio oportunidad de dar la primicia anunciada rogamos a nuestros caminantes que permanezcan a la “escucha” o bien atentos a nuestra web.

El programa lo podéis escuchar en nuestro podcast de “Los Caminos del Cante – Onda Jerez Radio”:

Ir a descargar


Fíjaros bien en los dos cierres de estas dos soleás para mayor prueba de cuanto decimos:

TÍA MARÍA BALA CON MORAÍTO EN LA PELÍCULA EL CANTE BUENO DUELE DE HOLANDA:


CAMARÓN CON PACO DE LUCÍA EN “CADA VEZ QUE NOS MIRAMOS”:


No perderemos el comentario añadido de nuestro admirado amigo e investigador malagueño Ramón Soler Díaz:

“Ole vosotros por reivindicar a una de las cantaoras más grandes que ha dado Jerez y que me ha emocionado como pocas. Tenía mucha personalidad Tía María cantando, y mucha, pero que mucha verdad en su cante. No tuve la suerte de escucharla en persona. Un día que iba a cantar en público fui expresamente desde Málaga a Jerez –cosa que no me pesa– para escucharla pero coincidió que ese mismo día falleció Juan Morao y se suspendió el recital. La saludé allí y estuve hablando con ella distendidamente. Recuerdo a una mujer pequeñita pero con una cara hermosa, con una chispa en la mirada que reflejaba nobleza. Su cante por soleá huele a Jerez por los cuatro costaos, a campo y a sol de la campiña, a vendimia y garbanzos, como los que caen como lágrimas cara abajo a compás de soleá. Creo que la soleá de Frijones ha tenido en Tío Borrico y Tía María Bala a sus dos mejores intérpretes, cante a golpe de corazón.

Ese cierre que grabó Camarón lo hubo de tomar de tía María, como bien dice su familia. Ahora bien, de esa soleá hay antecedentes en la discografía aunque sin ese sesgo “afrijonao” al final. Es una soleá muy de mujer:

La rondeña Paca Aguilera la tiene grabada (“A subir a una montaña”), por ejemplo, en:

y después Fernanda de Utrera:

que solía usarla para cerrar, cuando no hacía el cante de Paquirri.

La versión de Camarón aparece en una serie de soleares de la Serneta y no olvidemos que él admiró mucho a Fernanda (la letra de “lágrimas como garbanzos” la solía hacer mucho Fernanda) por lo que es posible que también se inspirara en ella. En el libro que Luis Soler y yo dedicamos hace 25 años a la soleá y la siguiriya (el “libro verde”) adjudicamos este cante a la Andonda (¡otra mujer!, lo que llamamos allí “estilo nº 3”). Evidentemente María Bala le da un sello a eso (¡¡y a las demás soleares!!), lo mismo que Fernanda se lo dio a todo lo que hacía.

Como he dicho en más de una ocasión, y desdiciéndome del “libro verde”, actualmente no creo que las soleares de la Serneta haya que ubicarlas en Utrera sino en Jerez, lo mismo que las de Frijones, del cual sabemos gracias a Barbadillo que era primo hermano de la Serneta. Cosa similar ocurre con las soleares de la Andonda respecto a Triana. En la soleares de la Andonda hay que estudiar la presencia de Ronda a la luz de los datos que conocemos actualmente (Luis Javier Vázquez ha descubierto que nació en Ronda y que se llamó María Amaya Heredia; y ya sabíamos que Demófilo la hace cantando en Ronda, por una letra que cantaba Diego Fernández “El Lebrijano”).

Hay un tipo de soleares de tres versos en las que se parte el primer verso (esta de la que hablamos, el cierre de Alcalá, el cierre del Mellizo, la soleá de la Andonda “zarza y yo me enreo” y algunas más) que tienen todas un aire de familia y que, intuyo, pueden derivar de jaleos bailables, a diferencia de muchas soleares “grandes” de cuatro versos, que en última instancia pueden derivar del polo. Hay todavía mucha tela que cortar en esto de la soleá.

Un fuerte abrazo para ti, José María, para tus compañeros de tertulia y para todos los oyentes de este nuestro espacio flamenco. Reitero mi enhorabuena por el estupendo programa dedicado a María Bala. Seguro que el tío Diego lo está aplaudiendo desde donde quiera que esté.

Ramón Soler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s