“Los Caminos del Cante”, Premio Junta de Andalucía de Comunicación Audiovisual 2015

De manos del Vicepresidente y Consejero de la Presidencia y Administración Local de la Junta de Andalucía., Manuel Jiménez Barrios, el programa “Los Caminos del Cante” recibió el  trofeo que acredita nuestro Premio de Comunicación Audiovisual Local 2015 en el apartado de radio. El acto institucional, con presencia de la Consejera de Cultura, Rosa Aguilar Rivero, tuvo lugar en el Palacio de San Telmo de Sevilla, sede de la Presidencia del organismo autónómico el jueves 12 de noviembre del pasado año.

“Los Caminos del Cante” dedican este galardón en primer lugar a la gran familia de seguidores, los que llamamos cariñosamente “caminantes”, que depositan su confianza en nuestro espacio días tras día y ya van 24 temporadas consecutivas. También cómo no a nuestros compañeros de Onda Jerez Radio del Ayuntamiento de Jerez, donde se emite el programa, al igual que en EMA Satélite que recoge nuestra señal para más de un centenar de estaciones de radio de Andalucía.

juntapremio

Muy especialmente a nuestros colaboradores y contertulios: Alfredo Benítez , Juan María de los Ríos y Antonio García. Así como a los compañeros técnicos y los artistas flamencos que nos visitan cada semana a un programa que ya consideran suyo.

Os ponemos a continuación las líneas que han escrito desde OLA Radio – EMA:

Las emisoras municipales asociadas a EMA-RTV, Radio Rute y RTV Marchena, y el programa “Los Caminos del Cante”, dirigido por José María Castaño y emitido en la Onda Local de Andalucía, han sido reconocidos dentro de la II edición de los Premios Andalucía de Comunicación Audiovisual Local 2015. En concreto, el jurado ha destacado el trabajo de estos medios públicos locales como un elemento fundamental de servicio público y vertebración territorial. Además, ha valorado sus esfuerzos por satisfacer las necesidades de información, cultura, educación y entretenimiento de sus vecinos y vecinas.

En la categoría “Mejor programa de entretenimiento de radio local” el jurado ha valorado la calidad del programa diario dedicado al mundo flamenco “Los Caminos del Cante”, de Onda Jerez Radio. El espacio que dirige José María Castaño se emite también cada día en la Onda Local de Andalucía y lleva más de 20 años en antena dedicado a difundir cultura, vivencias y compás a través del flamenco. Además, el jurado ha destacado su contribución a la recuperación de protagonistas y sonidos históricos del Cante, dando paso, a la vez, a las nuevas figuras flamencas. Y todo ello, sin olvidar una clara apuesta por la investigación.

juntapremioport

El jurado ha estado compuesto por el Director General de Comunicación Social, Eugenio Cosgaya Herrero; Carmen Fernández Morillo en representación del Consejo Audiovisual Andaluz; María del Mar Ramírez Alvarado, decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla; Juan Antonio García Galindo, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Málaga; Reyes Lama Bellver, de la Asociación de la Prensa de Sevilla, y Pedro Feria Calles, en representación de la Asociación de Emisoras Municipales y Ciudadanas de Andalucía (EMA-RTV); actuando como secretario, David Fernández Cabeza.

A todos muchas gracias desde esta senda diaria del duende y el sentimiento que llamamos Los Caminos del Cante.

José María Castaño

 

 

Flamenco & Philosophy: “La Luna de Lola”

Hoy cuando se cumplen 93 años del nacimiento de nuestra inmortal Lola Flores, recordamos este retablo de nuestro colaborador Juan María de los Ríos en Los Caminos del Cante, “Flamenco & Philosophy”, con interesantísimas aportaciones en torno a nuestro arte y sus artistas.

LA LUNA DE LOLA

lolaluna

Subía la Cruz Vieja arriba camino de la peña ‘Los Cernícalos’ cuando de pronto la mirada quedó fija en el busto de Lola Flores: luz azul, luz blanca, luz amarilla. Todo es luz en Lola, todo es luz en La Plazuela. Y, al fondo, el logos de misterio aparece derramando su blancura en el cielo como piedra albariza.

Es la luna de Lola, inspiración para los flamencos, que, como dice Federico García Lorca, “cantan alucinados por un punto brillante que tiembla en el horizonte”.

Texto y foto: Juan María de los Ríos

Memoria del Compás del Cante (XI): “Juan Habichuela, 1994” (entrevista con Pepe Habichuela)

(Por Luis Ybarra) En el año 1994, la distinción Compás del Cante cumplió su primera década. Por este motivo, se editó un libro en el que se recogían los recuerdos de aquellas noches en el Hotel Alfonso XIII y algunos acontecimientos relacionados con el premio, como el homenaje que le refirió el Potaje de Utrera en el 1992 o los treinta dibujos flamencos que Capuletti pintó, haciendo música con sus manos. Continúa leyendo Memoria del Compás del Cante (XI): “Juan Habichuela, 1994” (entrevista con Pepe Habichuela)

Memoria del Compás del Cante (capítulo X): “Mario Maya, 1993”- Entrevista con Rafaela Carrasco

Con la X edición del llamado “Compás” se realizó un cambio importante: Enrique Osborne Isasi se desvincularía de la Fundación Cruzcampo, dejando la distinción en manos de D. José Luis Cuesta, quien sería su responsable desde entonces. En la tradicional celebración en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla, como de costumbre, volvieron a darse cita algunas de las principales figuras del momento, sin más pretensión que la de homenajear a un histórico bailaor: Mario Maya.

Mario Maya bailando en la celebración en el HotelMario Maya bailando en el Hotel Alfonso XXII el día de la celebración

Granada es una tierra que ha visto crecer en sus entrañas, en sus calles y rincones, a numerosos artistas, pero pocos de la talla de este superdotado del baile. Mario Maya nació en Córdoba en el año 1937, aunque fue en la capital nazarí donde inició sus primeros pasos en el baile, empapándose de las cuevas del Sacromonte tanto como las cuevas se empaparían de él.

En el año 1955, una pintora inglesa llamada Josette Jones realizó un retrato al óleo a aquel joven, con el que ganó un premio valorado en 200.000 pesetas. Dicho importe le fue enviado a Mario para que viajara a Madrid, con la intención de desarrollar de manera profesional su baile.

mario maya bailandoMario Maya en su época madrileña

Y es de esta manera, algo anecdótica, como se introduce en Madrid en la academia del Estampío y, posteriormente, en los ambientes flamencos de la capital, donde conocería a figuras de la importancia de Manolo Caracol.

Resumir las numerosas décadas que conformaron la carrera artística de Mario Maya en estas líneas resulta un tarea casi imposible. Podríamos ahondar en sus numerosas actuaciones en la Bienal de Sevilla, sus estancias en el Colmao Villa Rosa o en los tablaos Zambra, El Corral de la Morería o Torres Bermejas.

Sin embargo, por su relevancia, resulta de mayor interés mencionar dos grandes hitos en su biografía: en primer lugar, su pertenencia al Ballet de Pilar López, donde conocería a la que sería su maestra. Y por otro lado, en 1965, su traslado a Nueva York, tierra que fue testigo de numerosas obras de arte. Desde la otra orilla del Atlántico, dignificaría el baile flamenco en los grandes teatros, formando pareja con figuras como El Güito o Carmen Cortés.

Mario Maya y el GuitoMario Maya bailando con El Güito

La raíz del flamenco jamás se perdió de la vista de Mario Maya. Un bailaor, bailarín y coreógrafo que se empapó de la danza clásica, el jazz y la vida para enriquecer su baile, que era único. Único en su innovación y atracción por nuevas estéticas. Único en la forma de utilizar los pies y la cadera al servicio de la personalidad y la música. Único al sentarse sobre un taburete para iniciar desde ahí lo que podrían denominarse los ayeos de su baile, su inmersión en la creación. Y único en su filosofía, que apostaba por la personalidad, la formación y el conocimiento. De ahí florecen los nombres de Israel Galván, Rafaela Carrasco o Carmen Maya, su hija.

Por todo ello, aquel agrio 27 de septiembre de 2008, desde la capital hispalense, Andalucía no perdió a un artista, perdió a un reguero de agua nueva. Porque eso fue Mario Maya: café en la nieve.

Mario Maya mayor

Desde Los Caminos del Cante, agradecemos a la bailaora Rafaela Carrasco, que forma parte de esos frutos maduros que Mario Maya dio a la luz, la entrevista que nos ha regalado a todos los caminantes:

ENTREVISTA CON RAFAELA CARRASCO:

– Buenas, Rafaela. En primer lugar, me gustaría que nos comentaras algo acerca de cómo llegas hasta Mario Maya.

“Con 17 años me presento a unas audiciones que realiza Mario Maya en su estudio de la Macarena. En esta audición, me elige y empiezo a formar parte de su compañía como bailarina y repetidora”.

– ¿Cómo era como maestro?

“Como profesor no lo he tenido nunca, aunque ha sido un gran maestro para mí. A nivel de teatro, he aprendido mucho a su lado a la hora de crear espectáculos y conocer los entresijos de la escena”.

– ¿En qué estilo de baile te acuerdas o te fijas más en él?

“En realidad en todos, porque con él, para mí, lo importante no es lo que hacía sino cómo lo hacía. Era un creador, a parte de un gran bailaor, y estar a su lado te hacía tener una visión más allá del paso. Era casi dar más importancia al fondo que a la forma, aunque la forma era también extraordinaria”.

mario maya homenajeado Rafaela CarrascoRafaela Carrasco homenajeando al maestro Mario Maya con el Ballet Flamenco de Andalucía

– ¿Cómo era Mario Maya bajo los escenarios?

“Era muy exigente con el trabajo. Le gustaba mucho y exigía una gran disciplina.
A menudo nos hablaba de experiencias y momentos vividos personales, como anécdotas. Yo empecé a trabajar con él muy joven, pero fueron muchos años a su lado y con el tiempo nuestra relación se fue tornando más cercana y entrañable. Le gustaba ver a los artistas fuera del escenario y vivir momentos al margen del trabajo. Amaba el arte en general. Era muy culto y además un gran músico. Siempre estaba creando con la guitarra o con sus aparatos en casa momentos musicales para sus espectáculos”.

– Por último, ¿cuál dirías que es la característica principal de su escuela, su esencia?

“Como creador ha sido un pilar importantísimo para el flamenco, para la creación coreográfica flamenca. Sus primeras obras eran reivindicativas y con propuestas arriesgadas, y todas tenían un sello indiscutible del buen gusto, la limpieza en el trabajo y el conocimiento”.

Por Luis Ybarra.