Un país que nunca estuvo a la altura del flamenco, su arte más universal (opinión)

Los efectos colaterales de la crisis sanitaria están siendo caóticos para nuestro arte jondo en sus diferentes ámbitos y escenarios. La crisis de los tablaos es otro de los severos indicativos de lo trágico de la tragedia, como dice mi amigo José de los Camarones. (En portada, grabado de Federico García Lorca)

La suspensión de festivales, así como el cierre obligado de peñas y tablaos, está desangrando el tejido de nuestro arte a un ritmo alarmante. No sé ustedes pero me da la sensación que, detrás de todo esto, está el soslayo con el que casi siempre España ha mirado al flamenco. Como si lo hubiera tenido como un arte menor – o al menos no en su verdadera dimensión- cuando, sin duda, es su manifestación más internacional y puede que más rica en valores. Un aprecio que siempre ha tenido mayor predicamento fuera de nuestras fronteras que en la patria de Caín.

Son tantos los ejemplos que no cabrían en una simple columna. “Tuvimos que ir con la guitarra a cuestas por los grandes teatros del mundo para que España se diera cuenta del tesoro que tenía y no valoraba”, afirmó circunspecto Manolo Sanlúcar en una comparecencia en la Universidad de Cádiz. El maestro concluía que “si Francia o Inglaterra hubieran gestado este grandioso arte tendría el edificio más grande de cuantos se conocen dedicado a su estudio”.

En el extranjero siempre se ha valorado y respetado más el flamenco que en su patria. Un arte al que le cuesta la vida ser profeta en su tierra. Ahora, que la crisis sanitaria  impide la visita de los foráneos, nos percatamos de su vital trascendencia para nuestro flamenco de quienes nos visitan desde sus países. Con independencia de los tablaos, es imposible sin ellos concebir las grandes citas del arte como La Bienal o El Festival de Jerez que ellos mantienen en silencio y, a veces, menospreciados.

No quiero entrar a valorar el desdén con el que está siendo tratado el flamenco desde lo institucional, abandonado a su suerte. Y todo porque el propio país nunca ha estado – y parece que tampoco se le espera – a la altura de un arte como el flamenco. Un expresión entre las bellas artes universales que más le hubiera valido nacer y crecer en otras fronteras donde se le hubiera valorado y cuidado mejor. Al menos para no dejarlo en la desdicha después de darnos tanto. Este país nuestro es ante todo muy desagradecido. Y es que la ignorancia es tan valiente como peligrosa. Mucho.

José María Castaño @Caminosdelcante

Publicado por Los Caminos del Cante

Programa de radio y web del mismo nombre que se emite desde Jerez de la Frontera (Onda Jerez Radio) a Andalucía (EMA Satélite) y el Mundo...

2 comentarios sobre “Un país que nunca estuvo a la altura del flamenco, su arte más universal (opinión)

  1. La ignorancia dentro y fuera del flamenco es una de las causas principales de su falta de valoración.
    Eso del Flamenco con faltas de ortografía hay que dejarlo para los escenarios, fuera hay que estar un poquito más preparados. Pienso.

    Me gusta

  2. Espero que Espana aprendera a valorar mas al flamenco, Sin embargo; soy de Escandinavia y es verdad que hay algunos aficcionados aqui, pero a la mayoria de la gente no les gustan el flamenco. (Lamento)
    Para mi lo importante es que cada aficionado i aficionada lo viva, lo practique y lo apoye – y no pensar demasiado en los que tengan otras preferencias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: