Para el estudio.- Algunos bosquejos históricos sobre Tío Luis “el de la Juliana”

Para el estudio.- Algunos bosquejos históricos sobre Tío Luis “el de la Juliana”

A mi admirado Luis Suárez Ávila.- Con motivo de una encuesta que me planteaba el compañero Manolo Bohórquez para su la página expoflamenco me referí de modo sucinto al tenido como primigenio de los “cantadores xerezanos”, Tío Luis el de la Juliana. (Famosa fuente de los Albarizones donde “se creía” que iba el cantaor a por agua)

Cierto es que este tipo de cuestionarios son siempre bienvenidos pero se suelen saldar de un modo poco académico; es decir sin profundizar demasiado en cuanto a la investigación y sus pormenores. Entre otras razones porque no hay espacio para ello.

Una de las preguntas de Manolo Bohórquez iba referida a los primeros datos conocidos del flamenco jerezano. Es una pregunta no exenta de cierta dificultad que yo respondí, sin entrar en el fondo del asunto, señalando aquellas primeras noticias de unas “esclavos fandangueros” en los arrabales de Jerez allá por el siglo XV y XVI que encontrara Juan de la Plata. Claro está que aquello no podemos identificarlo con el flamenco de hoy pues se situaría en noticias tan lejanas como preliminares del arte jondo.

En una fecha más cercana a nuestros días señalaba al entorno histórico del que se tiene como primer cantador de xerezanas maneras. Hablo de Luis “el de la Juliana” al que el recordado Juan de la Plata también denominó, quizás sin demasiado fundamento, “de la Geliana”. Ocurre que la órbita de este personaje estaba envuelta en la triste nebulosa de la falta de información y, por ende, de cierta fabulación.

luissuarez_abogado_fitocarreto
El abogado e investigador portuense Luis Suárez Ávila. Foto: Gentes del Puerto por Fito Carretero

Una vez colgada la encuesta en las redes las opiniones se disparan a favor y en contra como es normal. Pero creo que no se deben tener estos cuestionarios como si fueran una tesis doctoral. Lo digo porque uno de los comentarios venía precisamente del admirado y querido investigador portuense Luis Suárez Ávila quien me hacía constar su desencuentro por lo dictado acerca de Tío Luis de la Juliana. Entre otras razones porque aquello de apodarlo “de la Geliana” era una total invención sin ningún apoyo al respecto. Claro que a Luis Suárez se le permite incluso se le agradece esta riña.

Conforme a abundar un tanto más en el comentario de la encuesta a expoflamenco, ahora con un mayor margen de tiempo, profundizaré en el personaje. Debo aclarar que sobre Tío Luis de la Juliana ya había escrito en mi libro “De Jerez y sus cantes” (Almuzara, 2007) deshaciendo ciertos entuertos y fábulas varias gracias a los datos suministrados por el investigador José Manuel Martín Barbadillo a quien siempre estaré agradecido.

Digo así en mi libro:

Del famoso y legendario Tío Luis de la Juliana, apuntado como el primer cantaor de la historia (alrededor del año 1780 aproximadamente) y que nos ha servido de guía, apenas se sabe absolutamente nada o se sabía. Estamos seguros que no era profesional del cante. Lo único que se conocía, hasta ahora, es que fue designado por Juanelo de Jerez a Demófilo, padre de los Machados, en 1881, de esta guisa:

“Fue un cantaor general y que así se cantaba por polos y cañas, como entonaba una siguiriyas gitanas o una liviana o una toná de esas que no se encuentran hoy ya en el mundo quien las cante ni por un ojo de la cara.”

(…/…)

La leyenda también cita que este Luis tenía por oficio aguador y, en su virtud, recorría todas las jornadas el trayecto de Jerez a la fuente de los Albarizones, aledaña a la Cartuja jerezana, para abastecer del líquido elemento a sus convecinos. Tomando como cierto este dato, Juan de la Plata dirige su búsqueda hacia un Luis que hiciera constar su condición de aguador en el padrón municipal, llegando a la conclusión que “forzosamente tuvo que ser Luis del Castillo, que vivía en la calle Guarnidos”. Hubiera quedado algo mejor afirmar “posiblemente” que “forzosamente”, ante tanto empleo de la conjetura.

Enrique Morente dejó grabada la toná grande adeudada por la tradición a Tío Luis de la Jualiana y que habría recogido Chacón aunque no llegó a grabarla. Motivo por el cual aparece esta versión en el Homenaje a Don Antonio Chacón por parte del granaíno.

El incansable investigador José Manuel Martín-Barbardillo y Arellano, rastreador mayor de archivos y padrones del reino, indica otros datos, que nada tienen que ver con estos. Me los confirmó a lo largo de una tendida conversación, sin querer asegurar del todo ningún extremo:

“He encontrado a un Luis, jerezano y gitano, en el padrón de Jerez de 1783 que dice ser hijo de Juliana, y que ésta era de Morón de la Frontera, avecindada en el término de Xerez con esa misma toponimia como apellido. Por cuanto, el presunto cantaor se llamaba Luis Fernández Morón. Pero, lo más interesante es que visto el padrón del Puerto de Santa María y ésta señora, Juliana Morón, afirma que su marido se llama Francisco y que ha tenido que hacer Las Américas con uno de sus hijos y que su otro hijo se llama Luis y vive en Jerez de la Frontera. Todo indica que este Luis, hijo de la Juliana, fue casado con una gitana de la famosa entonces saga de los Escalona y en los apuntes del padrón él dice ser castellano viejo, por estar bautizado y cumplir con todos los requisitos. Nada se dice, ni por asomo, de su vinculación con el cante.”

No ponemos la mano en el fuego, pero tiene toda la pinta, si pensamos que el más común de los motes o apodos entre los gitanos es ponerse su procedencia materna. Estos datos son inéditos, hasta el momento. Sin duda, volveremos a la importante extracción de datos de las minas de Barbadillo.

Pese a no conocerse ningún extremo más, salvo que según Rodríguez Marín enseñó a cantar a El Fillo de Puerto Real y a los paisanos José y Luis Cantoral (dato que también hay que manejar ad cautelam), se le atribuyen una serie de cantes. Es curioso y ocurre igual para otros cantaores legendarios: nada se sabe de ellos pero sí sabemos exactamente como cantaban (¡ole!)…

José María Castaño @Caminosdelcante (Del libro “De Jerez y sus cantes”; Almuzara, 2007). Premio Cultural prosa Lámpara Minera de la Unión 2007.

3 comentarios sobre “Para el estudio.- Algunos bosquejos históricos sobre Tío Luis “el de la Juliana”

  1. José María, es que Juliana Morón, no era natural de Morón. Morón era su apellido. Ese apellido es de gitanos de El Puerto de Santa María, desde por lo menos el XVII, está en todo el Catastro de Ensenada y uno de ellos nacido en 1870 es nada menos que José Morón Jiménez, “Moroncillo” un romancista, cuyo repertorio puede parangonarse con el de Juan José Niño López, que pasa por ser el mayor romancista del mundo hispánico. Morón era el padre de Panete”, otro romancista portuense recientemente fallecido. Por todo el expediente matrimonial de Luis Fernández Morón, se sabe que nación en Puerto Real; que su padres, Juliana y Francisco son de El Puerto, que el padre y un hermano están ausentes en “Las Indias”, que se casa con una Escalona de Jerez, que se va a vivir a Jerez, que luego vuelve a El Puerto. Solamente con contemplar los ecos matrilneales de su apodo, está todo resuelto: Miguel de Pepa, Currito de la Geroma, Joaquín el de la Paula, Jo´se de la Tomasa, FéliX el de la Culqueja, Tío Luis el de la Juliana…, Si buscas en los documentos de gitanos del XVIII, en Cádiz, en San Fernando, en Puerto Real, en El Puerto de Santa María, en todo Jerez, no hay una sola Juliana, más que esta Juliana Morón. Casi todos los datos que se conocen de esta investigación se deben al polémico y tantas veces certero, José Manuel Martín-Barbadillo y Arellano. Los archivos episcopal de Cádiz, Histórico Municipal de El Puerto y el Histórico Municipal de Jerez dan buena cuenta de todo lo que he venido diciendo. Juan de la Plata se inventa todo lo anterior, como inventaba muchas cosas, y, cuando yo publico en 1972 mi artículo “En busca de las perdidas gilianas”, se inventa aquello de “Tío Luis el de la Gelianas”. Hay que ser serios y llenarse de polvo en los archivos, tener sentido de sana crítica y, sobre todo no dejarse llevar por falsas y enredadoras noticias, que no conducen a nada.

    Me gusta

  2. Lo de “negros fandangueros” es una nota marginal interpolada de fecha muy posterior al documento. Que no es encontrado en el archivo de Jerez por Juan de la Plata, quien por cierto, lo publica en una fotografía “bocabajo”, como que no sabía paleografía, ni era el transcriptor del documento. Lo mismo le daba “bocarriba que bocabajo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s