Antonio “Mijita” y Saira “Malena”, de un manantial que no cesa llamado Jerez

Antonio “Mijita” y Saira “Malena”, de un manantial que no cesa llamado Jerez

Cuando en el año 2002 tuve la oportunidad de organizar un gran evento no dudé en materializar el homenaje que Jerez debía a sus familias cantaoras. Pienso, que salvo excepciones, ellas son las que custodian con celo buena parte del secreto de la jondura borbórea (Foto: Antonio Mijita y Carlos Grilo por Jesús Palomo)

Ahora pienso que aquello del ciclo “Jerez y sus Familias Cantaoras” de 2002 fue un estrepitoso fracaso o un éxito tan grande que jamás volví a organizar nada más en mi tierra. Las cosas del pueblo ancho y sus derivados, que diría nuestro recordado Fernando de la Morena.

Al margen de todo esto, las familias cantaoras de Jerez, y por supuesto otras repartidas por Andalucía, han sido de siempre un manantial del que no ha parado de brotar de generación en generación el agua pura del cante. Con ello sus integrantes demuestran que más que una expresión artística es una forma de ser y estar ante la vida.

José Mijita le baila a su hermano Antonio (Video de Juan López – Cepero)

Un fenómeno que en mi estudio flamenco – enológico nunca dudé en identificarlo claramente con el particular sistema de crianza evolutiva del vino en criaderas y soleras. Tal como el cante, los vinos jóvenes se van mezclando con los más añejos hasta lograr su homogenidad y jerarquización en el tiempo. Pongamos algunos de los muchos ejemplos que solemos utilizar:

  • Manuel y Juan Morao (solera) – Moraíto (segunda criadera) – Diego y Pepe del Morao (primera criadera)
  • Viejo Agujetas (solera) – Manuel Agujetas (segunda criadera) – Antonio y Dolores Agujetas (primera criadera)

Es más, cuando escuché en una cata eso de “el jerez es un vino de sagas” comenzó todo el ensamblaje que es hoy “Flamenco & Sherry experience”. Ahí lo dejo de momento.

Volviendo a la actualidad del cante de Jerez tenemos siempre que sorprendernos por esa continuidad del hecho jondo. Sin ir más lejos, ayer en el jueves festivo de agosto y como si no hubiera una oferta ya más que amplia, se vivieron dos acontecimientos que dan fe de cuanto decimos. La reparación de Antonio “Mijita”, hermano de Alfonso y José, en la peña La Bulería y la presentación, digamos oficial, de Saira Malena, hija de Antonio en la Sala Quemá.

A Antonio Carpio Fernández “Mijita”, ya lo había escuchado en alguna reunión en el Bar del Arco de Santiago. Una vez acudió allí en compañía de su padre Mijita y nos sorprendió ese metal bravío, poco pulido pero auténticamente visceral. No es que sea un joven principiante, el también conocido familiarmente como “Gordo Mijita”, pero tras muchas vicisitudes pudo presentar sus credenciales junto a Carlos Grilo en la Peña la Bulería. Lo mejor es que disfruten de esto vídeo que comparte con nosotros el caminante Juan López – Cepero:

Y en la Salá Quemá, situada en el epicentro del antiguo y hoy extinguido barrio gitano de La Albarizuela, la joven cantaora Saira Malena deslumbró con sus maneras en el espectáculo “Tronco y Rama”. Lo hizo de la mano de su padre, Antonio Malena, y con la guitarra de su hermano también Antonio. “Hay Malenas para rato”, señala el compañero Juan Garrido en sus redes sociales, confirmando cuanto digo.

sairamalena
Saira Malena, rodeada de los suyos. Foto: Juan Garrido

Ya está aquí la vendimia en Jerez, la que nos devuelve cada año el milagro de nuestros vinos… y de nuestros cantes.

José María Castaño @Caminosdelcante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s