“El verde es esperanza y el blanco es nácar” (Al Ateneo Arbonaida)

Así dice una letra de Juan Moneo “El Torta” que solía cantar por bulerías: “Es verde y blanca niña / la fachada de tu casa / es verde y blanca / el verde es esperanza / y el blanco es nácar / y negros son los ojos que a mí me matan”.

Quitando aquello de los ojos negros, a los que podríamos buscar un significado por aquello del plumaje de “El Cuervo” de la bandera local y el color de la Andalucía profunda y trágica, es lo que nos hicieron sentir el pasado sábado 26 de noviembre recogiendo el Premio Arbonaida de Plata del Ateneo del mismo nombre a nuestro programa “Los Caminos del Cante” (Onda Jerez Radio). El nácar verde de la esperanza.

Un acto sencillo pero bien trabajado gracias a la compañía MalditaZea, cuajado de significado y compromiso histórico en esta Andalucía que se desangra bajo los umbrales del paro y la discriminación pero orgullosa de su legado cultural único en el mundo.

Y luego el nácar de un colectivo que vende cara su complicidad con una modernidad que pretende silenciar las identidades y anestesiar cualquier tipo de conciencia de los pueblos. Es la razón y el convencimiento de enarbolar la cultura como la más elevada conciencia para no vender sus raíces al diablo de la amnesia colectiva que persigue borrar sus huellas.

Esos son los valores que pudimos recibir más allá de cualquier objeto o placa, por bienvenida que sea, en el Teatro El Molino de la localidad sevillano jerezana de El Cuervo. Una Arbonaida de nácar tejida de conciencias y que reconociendo al arte flamenco, a través de Los Caminos del Cante, han señalado a la queja cantada del sur como el himno universal que los andaluces han regalado al mundo desde la humildad, la dignidad y la belleza.

jmcastanoarbonaidaintro

Saludo a Antonio Manuel presidente de los Ateneos andaluces en presencia de miembros de la Arbonaida de El Cuervo

Nada más estar un buen rato junto a Fernando Amarillo ofreciendo con su sonrisa una lección de vida sin igual: la alegría de vivir apoyando su alma en una muleta de seis cuerdas. Así como el emotivo homenaje póstumo al nazarí José Luis Serrano quien se desangró de tanto amar a Andalucía, como bien pronunció su hermano del alma Antonio Manuel, y que pronto tendrá un aula cultural en El Cuervo, fueron el verdadero premio. Más allá de lo tangible los verdaderos jirones de una Arbonaida que viajó por donde lo hizo Juaniquí, es decir por los caminos del cante hasta Jerez. Una Arbonaida llena de compás, del verde de la esperanza y de un blanco de cal tan pura como “la” nácar, como dicen los flamencos y cantaba El Torta por bulerías.

Y el abrazo fraterno a los dos premiados: Fernando Amarillo y José Luis Serrano

¡Gracias Ateneo de El Cuervo por vuestro premio que lo es al flamenco y feliz cuarto aniversario de vuestra existencia! ¡Qué sean muchos más!

José María Castaño @Caminosdelcante

PD: ¡Muchas gracias por este maravilloso video!:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s