Memoria del Compás del Cante: “Manolo Franco, 2012”

Cultura Flamenca

El mismo Compás que se forjó entre bordones de manzanilla, mástiles y duendes volvió a Los Reales Alcázares de Sevilla para homenajear a uno de sus guitarristas más ilustres: Manolo Franco. Su clasicismo y maestría así lo merecían. En aquella XXVI edición, fue el Potaje Gitano de Utrera quien recibió la menciona especial, después de una larga trayectoria manteniendo una seña de identidad propia.

La historia del flamenco está repleta de pequeños héroes sin titulares. Artistas capacitados pero humildes. Maestros sin más pretensión que la de aportar valor desde el sigilo. Y este es el caso de Manuel Franco Barón, cuya guitarra caminó con tanta cautela que no ganó su entrada en la Wikipedia.

Manolo Franco y Niño Pura (malaga en flamenco)

Un jovencísimo Niño de Pura con Manolo Fraco (Foto: Málaga en Flamenco)

Nació en Sevilla en el año 1960. Y tras las lecciones que el maestro Antonio de Osuna, a quien años más tarde dedicaría una excelsa soleá, y su tío Manuel Barón le inculcaron siendo niño, pasó a enriquecer su formación junto a Matilde Coral, debutando a los 15 años de edad en los festivales de entonces.

Como concertista ha desarrollado numerosos espectáculos, obteniendo reconocimientos como el Giraldillo al Toque en la III Bienal de Arte Flamenco en el año 84. El sevillano ha compartido escenario con grandes figuras del toque, como Niño de Pura, su compadre, o Rafael Riqueni, con quien anduvo hacia la gloria en una histórica interpretación de “Amarguras”. Entre otras grandes figuras. Además, habría que destacar su único trabajo discográfico como solista: “Aljibe”, donde aparece un hombre a solas con su instrumento.

Manolo Franco Aljibe

Portada de su disco Aljibe

Sin embargo, es en la faceta de guitarrista de acompañamiento donde más se le recuerda y donde suele aparecer en la actualidad. Manolo es tocaor flamenco. Ha acompañado y acompaña a primeras figuras del cante, tanto en los estudios como en ese misterioso espacio que hay más allá de las bambalinas. Así lo hemos visto junto a maestros como Naranjito de Triana, Paco Taranto o José de la Tomasa.

Las lecciones que ha impartido a lo largo de su carrera son los canales por los que manan sus fuentes. Su guitarra, una razón de ser. Y ahí está la hondura blanca, casi cristalina, del que toca para respirar. La hondura de un hombre que puso la bajañí por encima de su propio nombre. Por eso Manolo Franco es guitarrista en mayúsculas. La pulcritud y el clasicismo lo definen. Sus conocimientos de cante lo condicionan. No rompe esquemas. Solo acaricia con creatividad y delicadeza las estructuras que el tiempo le ha legado. Así es tu obra, maestro: cántaro romano y agua fresca.

Desde Los Caminos del Cante, queremos agradecer la amabilidad y el tiempo que Manolo Franco nos ha dedicado. Siempre es enriquecedor escuchar los testimonios del Compás del Cante:

Manolo Franco entrevista expofoto

Magnífico retrato de Manolo por Paco Sánchez (Expofoto)

Pregunta: Buenas, Manuel. Empecemos hablando de tus referentes.

Manolo Franco: Como casi todos los de mi generación, mis referentes han sido Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar, Serranito… Y a partir de ellos descubrí todo lo que había detrás. Y ahí es donde están Sabicas, Niño Ricardo o Montoya, que también me aportaron mucho a la hora de acompañar. Confieso que primero escuché a los primeros que he dicho y después a los más antiguos (risas).

  • P: ¿Cómo viviste que un maestro tan consagrado como Fosforito te dedicara un discurso la noche en la que recibiste el Compás del Cante?

R: Fue un orgullo. Fosforito es una primera figura del flamenco desde hace muchos años. Tuve la suerte de acompañarlo en alguna ocasión, y fue un honor que él diera ese discurso. Y no solo eso; todo reconocimiento a tu trabajo siempre se recibe con agrado. Es lo que al final te da fuerzas para seguir tocando con cariño y afición.

manolo-franco tocando hoy. Flamenca y más.

Manolo Franco en la actualidad. (Foto: Flamenca y más)

  • P: ¿Ha conseguido la guitarra de acompañamiento el valor que se merece?

R: La gente lo que escucha en los discos es la guitarra de concierto. Es en lo que se fija. No tanto en la guitarra de acompañamiento. Pero esta tiene muchísimo mérito. Es más, creo que antes de tocar solo hay que pasar por ahí. Son etapas necesarias para la formación completa. Acompañar al cante y al baile, y luego hacer cosas como solista. Así que habría que poner en valor la guitarra de acompañamiento, porque una parte del éxito del cantaor está en el buen toque que recibe. Y cada cantaor es mundo, así que para mí el que tenga la habilidad de adaptarse a cualquiera tiene un mérito tremendo.

  • P: ¿Por qué situación pasa la guitarra en la actualidad?

R: Creo que pasa por un gran momento. Yo doy clases en el Conservatorio de Córdoba y es la especialidad que tiene más alumnos. A partir de Paco de Lucía, por qué no decirlo, el interés por este instrumento aumenta. Hay quien no escucha flamenco pero sí “Entre dos aguas”. Y no solo hay mucha afición, sino que también hay grandes profesionales. Buenos maestros y jóvenes que se comen la guitarra. Aunque siempre hay que dar un pasito atrás. Mirar de dónde venimos y no perder la esencia de la guitarra flamenca. Porque nuestro género es el flamenco, no otro.

 Luis Ybarra @flamencojondo

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s