Memoria del Compás del Cante: “José de la Tomasa, 2011”

Cultura Flamenca

(Por Luis Ybarra).- En la XXV edición “El Compás” volvió a alejarse de los diques que años atrás le habían precedido. No se celebró en el Hotel Alfonso XIII de Sevilla, sino en el Castillo de Gibralfaro de Málaga. Frente a la tostada Costa del Sol, el cantaor José de la Tomasa recibió la estatuilla “por conservar la tradición de su estirpe, por su profesionalidad y defensa en varias parcelas de la historia flamenca”.

Como en anteriores ediciones, también se entregó una mención especial. En esta ocasión, el jurado se decantó por la Peña Juan Breva, reconociendo así “su larga historia y su presencia en los valores del flamenco, y la conservación de un patrimonio documental en su Museo de Arte Flamenco”.

 

José el de la Tomasa joven

Un joven llamado José el de la Tomasa. Foto: blog de Andrés Raya

José Gregorio Soto nace en Sevilla en el seno de un familia cantaora; hijo de Pies de Plomo y La Tomasa, ambos cantaores, y sobrino nieto del jerezano Manuel Torre, que lloraba hablando en su “Ay, la espuela”. Aprendió a cantar pescando junto a su padre en la trianera orilla del Guadalquivir. En un principio, frecuentaba las tabernas y algunas fiestas privadas, hasta que en el año 1973 gana un primer premio en el Concurso Flamenco de Mairena del Alcor. Fue entonces cuando empezó a trabajar como telonero de “Triana”. Aunque ni estando en el mítico grupo de rock andaluz se aliviaron sus raíces cantaoras. Él aparecía junto a ellos solo para que a nadie se le olvidaran los orígenes de una música que resultaba tan personal como auténtica.

Durante su carrera, José de la Tomasa adoptó diferentes facetas, todas ramas de un mismo tronco. Por un lado, lo que le da el verdadero reconocimiento es su exquisita forma de decir el cante, letra a letra, verso a verso, fraseado y con un gusto exquisito. Además de sus amplios conocimientos en los diferentes estilos, fruto de una intensa afición, y una forma muy especial de entender la saeta, herencia de los sonidos torrerianos de los que hablábamos anteriormente.

 

Jose Tomasa cantando hoy

Característica pose cantaora de José de la Tomasa

Por otro lado, el sevillano es uno de esos ejemplos dignos de admiración. Más allá de su cante, hay que poner en valor que, aunque no tuviera la oportunidad de alfabetizarse siendo niño, aprendió a leer y escribir por cuenta propia. Y años más tarde, después de caer prendido con la poesía, publicaría hasta tres libros, reflejando su extraordinaria sensibilidad y una forma profunda y sentenciosa de entender el arte: “El cante por soleá/ dice mucho en una boca/ y en otras no dice ná”. Tal vez por eso todo lo que emana de su boca resulta tan verdadero. Porque solo ejecuta lo que su mano recoge en un dictado de la entrañas. Escribe con las tripas lo que después canta con la desazón de los huesos.

José de la Tomasa dedicó parte de su carrera a impartir clases de cante en la Fundación Cristina Heeren, donde ha formado a artistas como Argentina o Rocío Márquez. Hoy está considerado como uno de los maestros más destacados de los últimos tiempos y su presencia en los principales ciclos continúa siendo considerable. Es un personaje singular: aficionado a la tauromaquia, el cante y otros estilos musicales como el blues. La ortodoxia le acompaña sobre los escenarios pero la guasa sevillana entre bambalinas.

Nadie mejor que él para retratarse en la entrevista en excxlusiva que nos ha concedido:

 

Jose_Tomasa con perro Flamenco Gallery

Curiosa foto de José de la Tomasa con un perro (Foto: Flamenco & Gallery)

  • PREGUNTA: Buenas, José.

José de la Tomasa: Muy buenas, niño. ¿Esto después dónde sale?

  • P: En Los Caminos del Cante, la web de José María Castaño.

R: ¡Hombre, con Castaño todo el año!

  • P: Hay una gran diferencia entre el José de la Tomasa cantaor y el de las distancias cortas.

R: (Risas) Claro. Cuando estoy en el escenario, ejerzo una profesión. Fuera de ellos ya es otra cosa. Ahí es verdad que me gusta la guasa. En mi familia ha habido personas con mucho ingenio. Mi abuelo Pepe Torre y mis tíos tenían mucho “age”. Y la gente que me conoce se ríe conmigo. Pero no te creas, eh. Cada vez menos (risas).

  • P: Varias décadas dedicándote al cante. Tendrás mil y una anécdotas.

R: A mí me han pasado tantas cosas… Hasta he cantado en una tómbola de un pueblecito de Extremadura. Y yo allí animando a la gente a que participaran. Cuando se llenaba aquello ya me callaba, y cuando se iban yendo, otra vez, el encargado me ponía a cantar. Después me quejé a Antonio Pulpón, que fue el que me llevó allí: “Esto no se hace, hombre, traerme a una tómbola…”. Y me respondió: “¿Has cobrado? Entonces a mí no me digas ná”.

Pero como esa, te podría contar doscientas. Ahora, perdona por la expresión, pero estoy “cagao”. La anécdota que tengo es que Alberto García Reyes y Cristóbal, el director de La Bienal, me van a llevar a cantar por toná a una torreta de los Reales Alcázares. Yo tengo mucho vértigo. Me tendré que tomar algo ¿Dónde tiene ya que cantar un flamenco “pa trincá”?

 

jose-tomasa- saeta

José cantando por saetas (Foto: Raúl Doblado ABC)

  • P: La saeta es un dardo del corazón, ¿qué pasa hoy con ese dardo?

R: Ese dardo se ha diluido. Tengo que decir que Jerez sí guarda esa saetita corta, flamenca y directa. Pero lo que se valora hoy es otra cosa. Se valora la voz y los pulmones. Mientras más se alargue, mejor. Yo he cantado saeta desde siempre, pero llega un momento en el que prefiero no hacerlas. Si la gente no me entiende, a mí no me compensa. Y por desgracia cada vez hay menos personas con la sensibilidad suficiente para entender este tipo de saetas.

  • P: Las letras, José. Imagino que no es lo mismo cantar algo que ya está escrito que cantar algo propio.

R: Tiene un doble significado. Las letras que salen de ti las puedes adaptar y cuadrar mucho mejor. Ahí se unen dos sentimientos: el de poeta y el de cantaor. Y yo no solo hago mis letras, sino que también escribo para otros artistas. Y tanto interpretarlas yo como verlas en boca de otros es algo que me encanta.

 

José de la Tomasa libro

Libro dedicado a José de la Tomasa

  • P: Para terminar, cuéntanos algo de tu experiencia en la Fundación Cristina Heeren.

R: Empecé con mucho respeto y luego ya se convirtió en un veneno, en el buen sentido. Aparte de lo que yo ya había investigado, me dediqué a profundizar muchos más en cantes en desuso para enseñárselos a mis alumnos. Así que he aprendido bastante dando clases. Descubrí cantes que antes no escuchaba y hoy me gustan mucho. Todo lo que sea andaluz y flamenco me encanta.

Y eso es todo… ¡Viva el Betis!. Apunta eso ahí.

Luis Ybarra @flamencojondo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s