Lola Flores, 25 años de noches sin luna

Tuve la suerte de estar en reunión y hasta las claras del día con Lola Flores en aquella vivencia que os relaté de la foto de Curro Romero. No creo que unas horas, por muy intensas que fueran, me den el derecho a analizar su figura como lo hizo el admirado profesor Alberto Romero Ferrer, su biógrafo.

Mas es cierto que hay detalles que no son perceptibles ni en discos ni en vídeos; destellos imposibles de reproducir en el papel: miradas, gestos, formas de hablar… No me voy a extender demasiado porque hoy los ríos de tinta corren en honor a la Faraona; pero sí me voy a detener en un extremo que alcanza toda mi atención.

Si una intérprete, un tanto inclasificable si me apuráis, en cada uno de los apartados de su arte no llega a la nota media pero en su conjunto es sobresaliente con matrícula de honor, ahí pasa algo. Y muy profundo. Sin ser flamenca del todo, los flamencos se volvían locos con ella. Sin cantar como Marifé o Juanita Reina hacía que las coplas fueran sentencias nada más salir de sus labios. Sin bailar como la Macarrona, su baile era pura emoción, un embrujo a golpe de cadera acompasando los pies con el braceo. Sin tener la mirada de Ava Gadner, dicen que la americana bajaba los ojos frente a la suya en  el Chicote. Sin recitar como Gabriela Ortega, los versos en su boca alcanzaban el fragor de las olas…

Para mí todo esto tiene un nombre: transmisión. Ese halo que se produce sin saber porqué, sin una explicación tangible. Aquello que llaman duende por ponerle un nombre y así no entendernos por señas. Como dijera el Torta, quien estaba aquella memorable noche de Tío José, Lola Flores no era una artista, era una “transmitidora”. Para llegar a todos de esa forma, tan rotunda, es porque debía poseer un fondo de negrura más allá de los alamares que la escondían. Aquella niña de la Plazuela se impregnaría de ese arte nacido del dolor de un barrio que siempre será una llaga eterna que todo lo traspasa. Una calle con tanta luz, la del sol, que a fuerza de darle cal se quedó en un reflejo de luna. De la luna de Lola.

José María Castaño @Caminosdelcante


Os puede interesar:

https://loscaminosdelcante.com/2020/04/03/de-aquel-discurso-de-dolores-flores-a-curro-romero-en-tio-jose-de-paula-1993/

Publicado por Los Caminos del Cante

Programa de radio y web del mismo nombre que se emite desde Jerez de la Frontera (Onda Jerez Radio) a Andalucía (EMA Satélite) y el Mundo...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: