Para el estudio.- Sobre la naturaleza de la soleá atribuida a Carapiera

Las atribuciones de variantes flamencas dentro de un estilo concreto del cante nunca han sido del todo pacíficas. Y en algunos casos la cuestión se complica aún más, bien porque no haya válidos transmisores, bien porque el intérprete en cuestión esté envuelto en inaccesibles nebulosas (En el frame de la serie Rito y Geografía del Cante de RTVE: El Viejo Agujetas principal transmisor del estilo de Carapiera)

Esta razón es la que nos lleva en tantas ocasiones a mantener una prudente cautela a la hora de decir esta soleá es de tal o esa siguiriya es de cual. Más aún en el caso que nos atañe como es la soleá atribuida al jerezano Carapiera de quien poco o nada se sabe.

Hay quien asegura que su nombre pudiera ser el de José Monge Niño pero nada lo asegura documentalmente. La leyenda dice que le “marcaba los tonos” a Manuel Torre porque era su compadre (en alguna ocasión se dice que así lo afirmó Tía Anica La Periñaca). Pero esta es una cuestión tan ambigua que cuesta un poco creerla. Más aún cuando a un cantaor tan genial como Manuel no creo que le hiciera falta que nadie le principiara los cantes.

Ha sido una variante muy poco seguida y se debe a la memoria extraordinaria de Agujetas “El Viejo” quien la recupera en una tanda de soleás en su mítico recital de La Peña de Los Cernícalos de Jerez con el guitarrista Rafael Alarcón en 1975. Su tonalidad además juega a la confusión porque emplea la tonalidad propia de las cantiñas (Mi / Si). Por ello se discute si su origen fue ese.  De cualquier forma hay que levantarle un monumento a El Viejo Agujetas por la trasmisión de este estilo.

Según Los Soler (Luis y Ramón), fuente a la que hay que acudir necesariamente, Antonio Mairena llegó a cantarla en un homenaje a Melchor de Marchena en Alcalá de Guadaira, con la misma letra que grabó Manuel Agujetas “Por lo que yo voy mirando / yo no he tiraíto pieras / poquito me está faltando” en el disco Cantes gitanos de Manuel Agujetas, ARBOLA 82158-I, 1972. Pero el maestro de Los Alcores lo hizo como introducción de cantiñas, romeras y alegrías, no apartándose del son que nos transmitió El Viejo Agujetas. Quien le acompañó en aquella ocasión fue José Luis Postigo que le dio tonos de cantiña y no de soleá. Algo de esto ocurre con Rafael Alarcón, el guitarrista que le toca a Agujetas El Viejo en las grabaciones de la muestra. Así, como cantiña también la tiene grabada El Lebrijano.

Todo ello nos lleva a pensar que podemos estar ante una cantiña, ante una bulería para escuchar o ante una soleá (dado que comparte algunos matices con Juaniquí, es especial el pronunciado ascenso tonal del segundo tercio).

Lo mejor es acudir a nuestra Aula de Flamenco en la radio. Porque una cierta polémica en las redes sociales nos motivó a dedicar un monográfico a la considerada soleá de Carapiera dentro del capítulo de la bulería para escuchar. Merece mucho la pena poder escuchar este programa siempre al servicio de la cultura flamenca.

El programa se puede escuchar o descargar en nmuestro podcast de ivoox “Los Caminos del Cante – Onda Jerez Radio”:

Ir a descargar

De este programa describimos entonces:

Animada tertulia por la recuperación de un histórico: JM Martín Barbadillo sobre la bulería por soleá y sus problemas de nomenclatura: por soleá, al golpe, para escuchar… Especialmente tratamos el espinoso tema de los estilos de Carapiera soleá? bulería por soleá? antigua cantiña?…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s