SE CUMPLIERON 150 AÑOS DE SU NACIMIENTO.- Cuando vamos a despedir este año no podemos obviar el redescubrimiento de la figura del guitarrista Javier Molina Cundí (Jerez, 1868 – 1956) . Gracias al cuerpo de docentes así como a la presencia de históricos maestros su visible huella hasta el siglo XXI recuperó de nuevo todo su brillo.

Lo hemos comentado en muchas ocasiones: la amnesia colectiva es el principal defecto de Jerez en todos sus órdenes. De nuevo, la ciudad con más -pretendidos- artistas y entendidos por metro cuadrado del mundo estuvo a punto de olvidarse del 150 aniversario del nacimiento de Javier Molina Cundí, apodado en vida como “El Brujo de la Guitarra”. Y lo peor es que está vergonzosa actitud viene del profundo desconocimiento de quien fuera “piedra angular” de una escuela que ha llegado excelsa a nuestros tiempos.

Gracias a que el I Festival Internacional de la Guitarra Flamenca de Jerez le puso su nombre al concurso de guitarra y que la IV Jornadas de Estudios Flamencos de la Universidad de Cádiz, junto a Los Caminos del Cante de Onda Jerez Radio, le dedicaron sus sesiones. De otro modo esta efemérides habría pasado “in albis” para bochorno de una ciudad que quiere ser la capital mundial del flamenco y que ni siquiera ha tenido el somero gesto de limpiar su placa en la calle Merced.

rafael del Aguila y Javier Molina
Javier Molina y su alumno Rafael del Águila

No hay palabras para felicitar el extraordinario trabajo de profesores y periodistas de la talla de Fran Pereira, Marcelo Gálvez y Paco Escobar para delimitar, desde su biografía y grabaciones, su gigantesca sombra como artista y como docente. Si cada alumno que toca la guitarra, siguiendo el tradicional método presencial, adquiere los toques de su maestro podemos concluir que el canon guitarrístico de Javier Molina seguiría muy vivo. Al menos en los modos de interpretar de las principales escuelas de Andalucía. Basta citar nombres como los de Niño Ricardo, Melchor de Marchena, Diego el del Gastor o de alumnos directos como Manuel Morao, Isidro Múñoz o José Luis Balao. De todos ellos, en mayor o menor medida, le van secundado nombres que nos podían llevar a Manolo Sanlúcar, Rafael del Águila, Moraíto, Parrilla, Gerardo Núñez, Los Jeros; incluso el propio Paco de Lucía o Vicente Amigo en la lejanía. Y esto por citar solo a algunos que han seguido em mayor o menor porcentaje, repito, la secuencia magistral de Molina.

Los interesados podrán seguir estas Jornadas a través de Flamenco en Red, del proyecto Atalaya de La Junta de Andalucía , quienes hicieron posible este encuentro propiciado por la Universidad de Cádiz:  http://www.flamencoenred.tv/

Un canon, como decimos, que Javier heredó de la primitiva escuela gaditana y que sacó brillo hasta llevarla al siglo XXI en perfecto estado. Tenía razón nuestro compañero Juan María de los Ríos cuando insistió en que el título de las Jornadas se fijara como “Javier Molina, una guitarra para el siglo XXI” porque la actualidad de su legado quedó perfectamente expuesta durante las diferentes sesiones. Le agradecemos también a él su labor como al maestro Alfredo Benítez sus impagables lecciones de cante al radiografiar emocional y sabiamente las grabaciones de Javier con Manuel Torre de 1930.

jornadasmaestrosenmuseo
Foto ya histórica de los tres grandes maestros: José Luis Balao, Manuel Morao y Manolo Sanlúcar en presencia de Paco Camas, delegado de Dinamización Cultural del Ayuntamiento de Jerez

Gracias a la Universidad de Cádiz y al Museo Arqueológico del Ayuntamiento de Jerez. Y por supuesto a todo el alumnado que nos acompañó. Pues sin ellos hubiera sido imposible la consecución de estas jornadas de estudios flamencos. También a la Peña Tío José de Paula por su acogida.

Mención aparte para la participación de los maestros Manuel Morao, Manolo Sanlúcar y José Luis Balao, oráculos del saber en el orden musical de nuestra cultura, en una ya histórica mesa redonda que nos asomó a la historia viva del arte jondo. Por desgracia un arte que, tantas veces,  parece priorizar a los teóricos sobre las vivencias desde las instituciones.

Esperamos volver el año que viene con algún otro personaje histórico que merezca esta labor de rescate y redescubrimiento. Si las autoridades y el tiempo no lo impiden, claro. Pero, de momento, no podíamos despedir este 2018 sin la satisfacción de haber contribuido a sacar brillo a una de esas figuras que son el cimiento en el que se sustenta la verdad de este arte internacional pese a la desmemoria de propios y extraños.

José María Castaño @Caminosdelcante


javiermanueltorrediscoredux
Gracias a Estudios La Bodega y la Colección de Carlos Martín Ballester se reeditaron las grabaciones de Javier Molina con Manuel Torre de 1930

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s