El señor Don Gato, un viejo vecino del barrio de San Mateo de Jerez

El señor Don Gato, un viejo vecino del barrio de San Mateo de Jerez

La diversión era uno de los principales motivos para organizar la antigua zambomba por parte de nuestros abuelos. Sin embargo, la llegada del artisteo al mundo del villancico ha ido instaurando una clara división entre actuantes y espectadores.

Esta cuestión no hace a la zambomba moderna peor que aquella que se va extinguiendo a paso de gigante. En todo caso es distinta dado su carácter menos participativo, incluso excluyente, que algunos casos se han visto estos días. Esta sustancial transformación se está llevado consigo la risa que provocaba en el personal el nutrido inventario de simpáticos personajes que van apareciendo en los villancicos. Con ellos llegaba cierta burla o la sátira escondida (muy clara en el caso del clero); incluso el guiño en las coplas de contenido erótico escondido tras la metáfora. Las vecinas, sobre todo, reían sonoramente con las ocurrencias de unas letras que hablaban de “pozos muy hondos” y “sogas que no alcanzan” por citar sólo algún ejemplo.

zambomba2_jerez

La necesidad de reír, divertirse y escapar unas horas de las estrecheces fue el acicate para que, junto a coplas de contenido religioso propias del Adviento, la reunión recordara composiciones populares que le prodigaban el necesario recreo y esparcimiento. Ellos no necesitaban tantas pastillas para dormir -y mucho menos para la acidez- por razones obvias.

Así, entre verso y verso al Niño Jesús, se salpicaban letras que incitaban a la sonrisa socarrona. De improviso se puede citar al curita y a su ama, a aquella Micaela que llamaba al doctor con calenturas (que conste, hablamos de fiebre, no se vaya a molestar ningún colectivo… ), al sangrador y la monja… todos ejemplos llenos de concupiscencia. A ellos se añadían otros “allegados” a quienes se le ponía un mote o un estribillo guasón; caso del marinero Ramírez (malformación jerezana de ré mi ré), aquel carbonero que no llegaba o las prisas del viejo llamando a la puerta de Catalina con ciertas apreturas. Digamos un humor muy característico de la zambomba sin el cual no se comprende su naturaleza en totalidad que siempre se sitúo en la antípodas de la seriedad y el rigor.

El prestigioso estudioso de las tradiciones orales y miembro del Aula de Folclore de La Cátedra de Flamencología de Jerez, Manuel Naranjo Loreto,  afirmó en nuestro programa que la genuina y tradicional zambomba de Jerez, en algunas ocasiones,  no distaba mucho del carnaval. Y era harto frecuente la utilización del disfraz, incluso de hombres que se vestían de mujeres y viceversa para secundar las continuas parodias… ¡Cuánto maestro Liendre hay en Jerez!

Dichos personajes se reclutaban desde muy distinta temática; igual vinieran de una canción de quintados – el viejo verderón que aprovechaba la ausencia del novio de la vecina mocita –, incluso de canciones infantiles, caso del señor Don Gato.

El caso del felino que “andaba por los tejados” es bastante singular. Tendríamos que acudir al poemario épico burlesco de Lope de Vega quien en 1634 publica “La Gatomaquia”. Una parodia entre mininos humanizados y sus amores que la imaginación de Jerez versionó desde el original situándolo en el castizo barrio de San Mateo. Hay que recordar que, antes de gastar una de sus siete vidas, el señor Don Gato era llevado a enterrar a la plaza del Mercado tan vecina a la remozada plaza Belén. A veces pienso que desconocemos mucho nuestra propia historia.

don-gato

El enamoramiento del “Micifuz jerezano” fue uno de los muchos relatos cantados que nuestros antepasados incluyeron en el repertorio de sus zambombas con el objetivo de divertirse parodiando a propios y extraños. La risa por tanto era un ingrediente necesario en nuestra singular participación navideña.

Más tarde, la llegada a los escenarios de la zambomba ha restado buena parte de esta inclinación a la diversión para respetar con seriedad el contenido artístico de la misma. Hasta el punto que acudir a una zambomba en un coliseo no dista mucho ya de asistir a una ópera.

Hablando del teatro, si antes hemos citado a Lope de Vega, se hace necesaria la alusión a otro Lope, en este caso de apellido de Rueda. Un ilustre sevillano del siglo XVI a quien se le atribuye la costumbre de añadir el entremés en la funciones teatrales. Una pieza cómica que ha llegado hasta nuestros días como interludio entre piezas de los diferentes actos teatrales, ya fueran en prosa o musicales.

Es muy importante que la genuina zambomba de Jerez no pierda la sonrisa y que bajo ningún concepto se transforme en un acto solemne cual misa del Gallo. De este modo perderá buena parte de su esencia y su naturaleza más genuina.

El hecho de cuestionar la presencia del curita, el marinero, el carbonero, la criada o el señor Don Gato durante una zambomba de Jerez es renunciar al hermoso rosario de personajes que nos regalaron nuestros mayores para nuestra mera diversión y humor. A la Navidad de nuestros tiempos le hemos robado el Bebé bendito y se ha convertido en una celebración que más tiene que ver con el supermercado y la rivalidad de las mesas en las redes sociales. Unas fechas que siguen perdiendo demasiadas cosas cada año que pasa.

José María Castaño @Caminosdelcante

Un comentario sobre “El señor Don Gato, un viejo vecino del barrio de San Mateo de Jerez

  1. Yo pienso que una zambomba con actuación no es una zambomba. Llámenlo concierto navideño flamenco o como quieran. Afortunadamente todavía quedan algunas en las que el protagonista es la gente, pero ya ni siquiera se ve en muchos sitios en instrumento zambomba, que dió origen al nombre de la reunión.

    Me gusta

Responder a Juan Antonio Simancas. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s