Algunas curiosidades y datos sobre la evolución de la Zambomba (capítulo 2)

Decíamos ayer que la zambomba se forma gracias al aluvión temporal y posterior sedimentación de muchísimos materiales de la tradición oral. Un lento proceso que desembocó en un rico cuerpo lírico que los pueblos recreaban en reunión durante determinadas época del año y no sólo en la Navidad, aunque ahora pudiera parecer extraño. (Foto: Ruta del Vino y El Brandy de Jerez)

Lo primero que debemos afirmar es que la zambomba no pertenece – o pertenecía en su apogeo – a ninguna demarcación territorial, pues era de común en todo el mundo panhispánico ni se cantaba solo en época navideña. ¡Sí, como estáis escuchando!. Aunque luego con la vertiginosa evolución de los últimos tiempos la zambomba se disfrutaba solo  en tiempos litúrgicos del Adviento. Es tendencia que todo el mundo quiere estampar su firma sobre un hecho que es colectivo y anónimo. Por tantro no pertenece a nadie  concreto ahora que estamos casi acostumbrados a escuchar zambomba flamenca o zambomba gitana… en su nacimiento la zambomba es del pueblo y punto.

Acento en la pronuniciación aparte esta “Mora Cautiva” tiene la misma tonada (melodía) y letra que las que cantaba cualquiera de nuestras abuelas. Lo único es que la señora informante es del Alto del Nalón en Asturias. YuoTube by Arantxa Llanes

Si atendieron la entrada que publicamos no hace mucho sobre el “halloween” de nuestros antepasados ya avisamos que concerniente al estudio sobre el patrimonio oral y el folclore hay una laguna muy deficitaria y alarmante; pues un pueblo que olvida sus raíces está fagocitando su propia identidad así como asegurando su fracaso colectivo.

Se tienen muy  poco en cuenta los estudios etnomusicales en este país que cuenta con una riqueza foclórica inimaginable enterrada bajo la amnesia colectiva y  el pasotismo de las autoridades. En su momento Jerez perdió, como tantas otras cosas una desidia rayana en la abulia el Aula de Folklore y Costumbres Populares Andaluzas dependiente la Cátedra de Flamencología de Jerez que dirigía Juan de la Plata.

Esta institución fue la que realmente, ante el grave decaimiento de la zambomba de los años 70 coincidiendo con el desarrollismo urbano de los bloques y barriadas, creó el Coro Navideño de la Cátedra de Flamencología de Jerez para recopilar y grabar antiguas Coplas de la Nochebuena (que así se han llamado siempre por estos lares a los villancicos).

Esta agrupación fue el germen de las grabaciones “Así Canta Nuestra Tierra en Navidad” que iniciara la extinta Caja de Ahorros de Jerez, gracias a Paco Izquierdo y Juan Pedro Aladro, retomada más tarde y llevada a su máximo esplendor por el guitarrista – y belenista – Manuel Fernández Molina “Parrilla de Jerez” creando una “cosa nueva” en asuntos corales navideños como veremos más adelante siguiendo el tenor de este articulado.

corocatedra

Como se puede comprobar los primeros discos de La Colección “Así Canta nuestra Tierra en Navidad” estaba protagonizado por el Coro de Villancicos del Aula de Folcklore de La Cátedra de Flamencología de Jerez, germen de toda la obra, con Juan de la Plata al frente

Aparte de ello, hubo una labor excepcional del Aula de Folklore de La Cátedra cuando la asumió el nunca bien ponderado Manuel Naranjo Loreto gran investigador local de las tradiciones populares. Manuel nos dio a conocer a los estudiantes de entonces una serie de personalidades maravillosas en materia de las músicas tradicionales y el fenómeno de su oralidad. Entre otras ventanas se nos abrió aquella de comprobar como las coplas navideñas no nacieron en una casapuerta jerezana; ni mucho menos en barrios flamencos.

san-juan-de-los-caballeros

San Juan de los Caballeros.  Jerez

La zambomba, al menos en su origen, nada tiene que ver con el flamenco. Curiosamente los puntos más calientes en la conservación del repertorio de la misma no estaba en Santiago ni San Miguel. Dios quisiera que le pudiéramos preguntar al bueno de Parrilla, un gran artista jerezano que creo que no está valorado en su justa medida. Manuel tenía en su padre, Parrilla el Viejo, un oráculo de sabiduría flamenca inmensa pero en cuestiones de coplas de Nochebuena iba a buscar a Antonio Tornero Ávila “Zarambimbo” a la collación de San Juan de los Caballeros para que le informara de coplas para sus discos cada primavera para grabarlos luego en verano en los estudios de Alta Frecuencia de la calle Goles de Sevilla. Incluso, al final de la colección buscó coplas en otras regiones españolas. Así me lo confirmó en más de una ocasión. Desde luego Parrilla sabía muy bien donde buscar porque era meticuloso hasta el extremo y un artista muy honesto con su trabajo al que tanto debemos, cuestión innegable.

Entonces había un interés muy grande para el estudio integral de nuestras músicas. Recuerdo la conferencia de la profesora de la Universidad Jerusalén, Susana Weich-Shahak o aquella de  José Manuel Fraile Gil en la Biblioteca Municipal de Jerez, organizada por la Cátedra, como oro en paño. Sufragado por la ONCE este investigador alcanzó la mayor recopilación de coplas y villancicos de toda España que ha editado en discos y antologías así como en impagables trabajos recientes como “Tradición Oral y Zambomba” (Editorial Lamiñarra, 2016). José Manuel, junto a Eliseo Parra, nos invitó a un hermoso paseo histórico grabaciones en mano en la que nuestros “pretendidos” villancicos se cantaban con la misma tonada en pueblos perdidos de Castilla León, Aragón, Extremadura, Asturias o Canarias. Llegando a arrecimar unos 361 “etnotextos” (María Jesús Ruiz dixit) de los cuales unos 250 romances de toda la Península de la “vertiente profana” y más de un centenar de “repertorio devoto” (Nacimiento y Vida de Cristo).

josemanuelfrailegilsalamanca

José Manuel Fraile Gil presentando su libro en la Diputación de Salamanca. Foto Diputación de Salamanca

También tuvimos la ocasión, gracias a Manuel,  de contactar con un equipo de investigación en estas lides aquí en la Universidad de Cádiz con profesores de la talla de Virtudes Atero Burgos (cariñosamente apodada como “La Chispa” y que fue nuestra Vicerrectora de Extensión Universitaria), Pedro Manuel Piñero, Antonio Jesús Pérez, Enrique Jesús Rodríguez y María Jesús Ruiz a la que más seguimos en los últimos tiempos.  Todos ellos, realizando rigurosos métodos de investigación, de los que ya emplearan en décima parte afamados flamencólogos. Un grupo de profesores universitarios que tras muchos trabajos de campo vinieron a ofrecer luz sobre el apasionante mundo de la zambomba que tan alegremente hemos acuñado como nuestra sin ser verdad o verdad a medias en todo caso.

zambomba-penaamigoscanizo-jerez-p1010344

La Zambomba tiene distintas denominaciones en la Península Ibérica

Por tanto, es hora de ir despejando algunas dudas fundamentadas en algunos tópicos de difícil  credibilidad. Que conste que abarcamos la zambomba antigua, la de nuestros tatarabuelos y bisabuelos por poner un límite temporal aleatorio,  y no en aquello que se ha venido transformando en los últimos tiempos. No digo que para mejor o para peor pero si hacia otros modelos que ha traído el mundo posmoderno.

Gracias a todos estos autores hemos sabido:

La zambomba no pertenece a ningún ámbito geográfico que no sea el mundo hispánico (incluyendo el sudamericano y algunas regiones donde los sefarditas no han olvidado en exceso). Como instrumento lo encontramos con distintos nombres Samburra en Portugal, Pandorga en Alicante, Puto y Zambombo en la Sierra de Madrid,  Burrumbúm en Cáceres, Bramatopin en el Valle de Arán (Artículo “El Latido de la Zambomba” de María Jesús Ruiz…en la web Caocultura).

Distinto es que haya lugares como La Serranía Gaditana, Arcos y Jerez, sin olvidar la riqueza de Alosno en Huelva o Frigiliana en Málaga, por citar meros ejemplos, que hayan sabido conservar el cuerpo lírico de la zambomba con mayor intensidad  y en mayor número de vecinos que otros sitios en los que casi se ha extinguido casi por completo.

Por otro lado, la entrañable costumbre hispánica de unirse en coros a cantar no se supeditaba solo al tiempo navideño ni mucho menos. José Manuel Fraile recopiló coplas y villancicos (canciones de los habitantes de las villas) en fechas de matanzas, de recolección de cosechas de una estación u otra del año, carnavales en el norte, celebraciones de los Santos Viejos (mediados de enero a mediados de febrero) o en pleno verano aquí mismo en Andalucía por las regiones de la Axarquía malagueña y las Alpujarras granaínas. Había además algunos grupos que mantenían el repertorio durante distintas épocas como los grupos de ronda, postulantes y aguinalderos.

don-gato

Ilustración de un artículo de María Jesús Ruiz en Caocultura

Es decir había coplas del ciclo de Navidad, pero también de los ciclos de carnaval, cuaresma y Semana Santa, de mayo (Emparejamiento de Mayos, también conocidos como “las Mayas”, rondas dialogadas etc…)… y de verano…

Sinceramente creo que esta es la repuesta a muchos que se preguntan por qué en nuestras zambombas, andando el tiempo, hay toda una amalgama de coplas que nada tienen que ver con el hecho en sí del nacimiento del Niño Dios y conviven con ellas.

Imagino, es opinión personal, que en Jerez y alrededores cuando se extinguió la zambomba durante el año y se celebraba ya sólo en el ciclo navideño en aquellos patios de vecinos junto a la copla nochebuena propia del parto de María, al abuelo se le venía aquel romance de la mora cautiva, y a la vecina más divertida la copla satírico burlesca del curita, y a la de más allá unas canción de quintos cuando llevaron a su Pepe a la guerra de Marruecos, y al del fondo una canción infantil de un gato que andaba por los tejados y al otro la retahíla de una canción enumerativa que se le quedó cuando conoció a su mujer un lunes por la mañana… y así un largo etcétera…

En el próximo capítulo nos detendremos un poco en catalogar estas coplas y ver su procedencia en algunas porque juntas son de una riqueza inigualable que solo tienen un  padre y una madre: el pueblo llano y espontáneo orgulloso de mantener su memoria colectiva por mucho que unos y otros, oficial o extraoficialmente, se la quieran atribuir.

(Continuará…)

José María Castaño @Caminosdelcante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s