Programa.- Santiago Lara nos visitó para presentar su “Tribute a Pat Metheny”

El guitarrista jerezano Santiago Lara visitó nuestras instalaciones de Onda Jerez Radio. En riguroso directo nos presentó su último trabajo, hasta ahora, con el título de “FLAMENCO TRIBUTE TO PAT METHENY”. Como se anuncia en su blog Santiago Lara “interpreta las canciones de Pat Metheny en clave flamenca. Un encuentro transoceánico entre la guitarra de Jerez y el sonido jazz del genial músico norteamericano”.

“Santiago Lara Flamenco Tribute to Pat Metheny” es disco elegante que aborda desde la profundidad del flamenco la guitarra del gran músico y guitarrista del jazz Pat Metheny con un absoluto respeto a sus composiciones desde la azotea del flamenco que muestra de nuevo su gran versatibilidad.

El acabado es soprendente y cautiva desde el minuto cero. Cuenta además con unas grandes colaboraciones como Antonio Serrano, Estrella Morente, Jorge Pardo, Guillermo McGuill, Pablo Martín, Mercedes Ruiz o Diego del Morao. Ha sido editado por Warner Music y cuanta con el prólogo de José Manuel Gamboa, quien escribe parece que a propósito de la visita de Santi a Los Caminos del Cante:

“Desde Missouri a Jerez / ¡cuántos caminitos!… Por los caminos te conoces / y haces amigos. / De Metheny a Lara / ¡Qué buen caminito!”

Como ya es una cabal costumbre el artista jerezano dejó su firma para toda la familia de “caminantes” repartidas por el mundo. ¡Gracias Santi, gran trabajo!

santiagolaraportada

Pueden escuchar la entrevista y algunos cortes del disco en nuestro podcast de “Los Caminos del Cante – Onda Jerez Radio”:

Ir a descargar

Memoria del Compás del Cante: “Milagros Mengíbar, 2005”

(Por Luis Ybarra).- En la XXI edición el nombre de Milagros Mengíbar su sumaría a la larga listas de galardonados. Se reconoció “su brillante trayectoria como bailaora y su defensa de la escuela sevillana en el uso de la bata de cola, tanto en los escenarios como en el terreno de la enseñanza“. Además, la artista japonesa Yoko Komatsubara se hizo con la mención especial, quedando la modalidad del baile distinguida por partida doble.

En el mismo arrabal en el que Gracia de Triana buscó con el timbre de sus coplas racimos de ascuas que le calentaran, nació Milagros Mengíbar en el año 1952, interesándose por la canción española de la época. Sin embargo, aunque algunos familiares y vecinos vieran en ella un gusto especial a la hora de cantar, la joven se inclinó por el baile. Así dejó de colocarse junto al piano de la escuela de Adelita Domingo para dibujar posturas frente a un espejo. A los 14 años de edad, entró a trabajar en el tablao “El patio andaluz”. Y más adelante, en el 1972, seguiría en contacto con el epicentro de la escuela sevillana de la mano de la maestra Matilde Coral. En esas aulas, tras haber ido forjando su personalidad sobre las tablas, terminaría de conocer la suavidad de su mantón, el brillo airoso y sevillano de sus hombros y las caricias soñadas -que son las mejores, como dijo Lole- de sus manos. Y es que nunca es demasiado cuando hablamos de belleza.

 

milagros foto antigua
Una de las primeras fotos de Milagros

En 1974 fue premiada en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. El jurado consideró que su exquisita forma de entender la feminidad así lo merecía. Y ese acontecimiento potenciaría su carrera profesional. Así Milagros Mengíbar se convirtió con los años en embajadora del baile flamenco por el mundo, viajando por diferentes zonas de Asia y Europa.

Sus actuaciones en el territorio nacional también han sido numerosas desde entonces, estando presentes en los principales ciclos de este arte, como La Bienal de Sevilla o el Festival de Jerez. Además, en 1997, un año después de que Mario Maya le gritara desde un patio de butacas en Córdoba que así se era como se bailaba flamenco, decidió tomar una nueva posición en su carrera: la de maestra. Fue en la Fundación Cristina Heeren donde entró a formar parte del profesorado, desnudando su concepto del baile hacia jóvenes artistas como Luisa Palicio o Lucía La Piñona.

En la actualidad, la que encontró en su mantón lo que no le daba la copla, continúa impartiendo clases en la fundación, alternándolas con algunas actuaciones esporádicas. Ella es la reina de la bata de cola. La de las manos de seda. Tiene el talento de sonreír con los hombros lo que la razón no es capaz de despiezar. Y esos son los milagros del flamenco.

 

Milagros bailando
La elegancia sevillana del baile de Milagros Mengíbar

Desde Los Caminos del Cante, agradecemos a la maestra Milagros Mengíbar su amabilidad y entusiasmo a la hora de compartir sus pensamientos y memorias.

Entrevista a Milagros Mengíbar

.    P: ¿Mengíbar con ‘g’ o con ‘j’?

Milagros Mengíbar: (Risas) Se escribe con ‘g’. Aunque yo siempre lo he escrito con ‘j’ porque me ha gustado más.

  • P: ¿Cuándo te encuentras verdaderamente con la escuela sevillana de baile? ¿Fue con Adelita Domingo o con Matilde Coral?

R: Adelita Domingo fue mucho antes que Matilde Coral. Yo con Matilde no estuve mucho tiempo. Toda la gente de mi época estuvo más años con ella. Pero, claro, lo que estuve sí aprendí de la escuela sevillana.

 

Milagros Mengíbar foto actual
Foto actual de Milagros Mengíbar
  • P: En sus inicios le interesó la copla, ¿cuándo se decantó por el baile?

R: A mí no me interesó. En aquella época, en la radio lo que había era canción española y lo que más se hacía era eso. Con Adelita Domingo tampoco se hacía flamenco puro; se cantaba canción española. Entonces, al entrar allí, yo me encontré con el baile clásico, la copla y algo de flamenco, pero poco. Era lo que había: mucha variedad. Entonces, yo empecé cantando canción española; Adelita me llevaba por Radio Sevilla, Radio Vida y demás sitios. Tendría unos siete u ocho años y era muy graciosa y espabilada. Pero Dios no me dio música en la garganta. Como cantar y bailar se hacía de forma simultánea, ya tiré por el baile.

  • P: ¿Qué es lo que te llevas de la experiencia de impartir clases en la Fundación Cristina Heeren?

R: Mi especialidad es la bata de cola y por ahí han pasado muchos alumnos a los que les he ensañado a usarla bien. A mí eso me ha enriquecido mucho, porque cuando enseño también aprendo. El intercambio entre culturas es maravilloso. Dar una clase con una polaca, una mejicana y una inglesa es una experiencia única. Después de veinte años aquí me he nutrido una barbaridad.

 

Milagros Mengíbar y Luisa Palicio
La bailaora Luisa Palicio con su maestra Milagros Mengíbar
  • P: A la hora de subirse a un escenario, ¿dónde busca la inspiración?

R: Soy una gran aficionada al cante. A mí me gusta muchísimo. Todo el que canta merece todos mis respetos, aunque siempre te guste uno más que otro, como es lógico. Pero mi inspiración ha estado en la escuela sevillana. En toda la gente que se ha mirado en ese espejo.

  • P: ¿Continuará esa forma de bailar tan especial que tiene Sevilla?

R: Claro que sí. La escuela sevillana ha estado siempre agonizando pero nunca ha muerto. Ahora más que nunca es importantísima. Hoy por hoy todo el mundo se pone una bata de cola. Hace unos años, no. Se podía contar con los dedos quién se la ponía. Así que no se va a perder. Lo de ponerse un mantón y una bata de cola es muy de Sevilla, y lo hemos transmitido de generación en generación.

 Luis Ybarra

Aula de Flamenco.- “Antonio Núñez Chocolate y La Bolola”

Siguiendo con nuestras propuestas didácticas nuestra aula de flamenco abordó sus intérpretes del cante: Antonio Núñez Montoya “Chocolate”, que ha sido uno de los recientes protagonistas de la sección “Memoria del Compás del Cante” y Rafaela Montoya Dávila “La Bolola”, que será objeto de un nuevo volumen de Flamenco y Universidad. (Foto de la Bolola: Pedro Carabante)

Analizamos sus figuras, amén de escuchar sus cantes, con nuestros habituales contertulios: Alfredo Benítez y Juan María de los Ríos y entrevistamos a Luis Ybarra, autor de la sección que historia la Distinción “Compás del Cante” de la Fundación Cruzcampo.

Escucha el programa en nuestro podcast “Los Caminos del Cante – Onda Jerez Radio”:

Ir a descargar

chocolatedistinción

Este es el capítulo que Luis Ybarra dedicó a Chocolate en su sección “Memoria Compás del Cante”:

https://loscaminosdelcante.com/2016/04/09/memoria-del-compas-del-cante-2002-el-chocolate-con-entrevista-a-antonio-carrion/

Memoria del Compás del Cante 2004: “La Paquera de Jerez”

(Por Luis Ybarra. Contiene entrevistas a Alfredo Benítez y Tomasa Guerrero “La Macanita”).-  La siguiente reunión del jurado de la distinción no tuvo lugar hasta el mes de febrero del año 2004. Con motivo de la celebración del primer centenario de la cervecera, que coincidió con la XX edición del premio, se decidió que el Hotel Alfonso XIII dejaría paso a los Reales Alcázares.

Y en tan espectacular enclave ese año se convocó a invitados y medios de comunicación   para hacer entrega del galardón a La Paquera de Jerez, así como distinguir a la revista El Candil por su contribución en la investigación y difusión del Arte Flamenco. Sin embargo, el destino quiso que se llevara la estatuilla a la gloria, y la jerezana falleció unos días antes de la fecha en la que estaba prevista la ceremonia. “El Compás” se vistió de luto.

Francisca Méndez Garrido nació en el mes de mayo del año 1934 en un barrio muy señalado de la ciudad que coloreó su apellido. Era el barrio de San Miguel de Jerez. Allí, donde la uva se hace cante tras la vendimia, escuchó los primeros ayeos a compás de bulería. Poco a poco fue introduciéndose en las fiestas privadas de la zona para aliviar las penurias de una dura posguerra. Y así sus infinitos dotes para el arte se fueron curando hasta la década de los 50, cuando graba su primer disco. La voz de aquella gitana tenía la fuerza de una candela viva adornada con el rizo hiriente de Caracol. Se avecinaba el resquicio de lo que con el tiempo sería.

paqueraconcaracol
La Paquera brindando con Manolo Caracol

Fue en el 57 cuando estremeció con su “alialianda” en el Corral de Morería de Madrid. Después recorrió el país con su primer espectáculo “España por bulerías”, donde trabajó con Chocolate, Juanito Maravillas y Farruco. De ahí pasó a formar parte de diferentes obras, y los tablaos se rifaban aquel torrente de genialidad y brío. Luego llegaron los festivales y La Paquera se convirtió en un icono, porque era una obra de arte en sí. Un monumento que se fraguó en una pescadería jerezana para ser degustado por el mundo.

Si analizamos su discografía, entendemos que es difícil destacar alguna de sus obras; abarcó todo lo que va del Levante a la onubense estatua de Colón. Ella era bulería, pero también fandango. Era soleá, zambra y cantiña, además de copla. Tenía en su laringe un homenaje a la emoción, al virtuosismo natural. Llegaba a tonalidades soñadas y casi dejaba a los guitarristas sin madera para acariciar los bordones. Era un caudal de los que crean escuela. Un pozo de voz en el que se encontraban los recuerdos de todo un pueblo. Por eso conectó con la gente. Porque su gañote era un sentimiento compartido.

paqueracantando

La Paquera en una pose habitual de su cante

Hasta la vejez, las facultades de aquella gitana no se vieron mermadas. Así se muestra en el documental “Por oriente sale el sol”, donde se narra el viaje a Japón que realizó unos años antes de su muerte. En 2004, a los 70 años de edad, se marchó con la soleá de la madrugada, buscando los luceros del arte y del duende. Y de las estrellas me quedo con una: la tuya, Paquera, porque es diferente.

Desde estas líneas agradezco a La Macanita, que trabajó y convivió junto a la Reina de la Bulería, y al maestro Alfredo Benítez, que ha compartido con nosotros su exquisita y natural forma de explicar el cante, el tiempo que nos han dedicado.

Entrevista a La Macanita

– P: Buenas, Macanita, tu estuviste en numerosos espectáculos con la Paquera, ¿cómo era trabajar con ella?

La Macanita: Yo he vivido con ella una experiencia muy enriquecedora. Me ha aportado muchas cosas positivas. Ella era una gran persona, y como ser humano la conocía muy poca gente. Yo tuve esa suerte. Era maravillosa y cariñosísima conmigo. Me daba pena que algunas personas la consideraran una analfabeta. En absoluto era analfabeta. Sabía lo que hacía y cómo lo hacía. Entendía muy bien las cosas y eso le bastaba. Es cierto que tenía un carácter fuerte. Era muy temperamental, como su cante. Cuando murió se nos fue una artista por los cuatro costados con una sensibilidad extraordinaria. No pasa un día en el que no me acuerde de ella.

paqeuraconmacanita
Tomasa con La Paquera

– P: Ella dejó su huella en muchos artistas de hoy. Tú misma…

La Macanita: Sí, yo misma tengo muchas cosas de ella. Pero nunca he pretendido imitarla, la Paquera es la Paquera y la Macana es la Macana. Y ella era tan grande que creó escuela, claro. Ahí están sus familiares que tienen muchas cosas suyas. Está su sobrina Paca, y Manuela (La Chati), que desgraciadamente ya no está. O Jesús y José Méndez, que también son paqueros. Además de todos los jóvenes que siguen escuchándola y aprendiendo de ella.

Entrevista a Alfredo Benítez

– P: Buenas, Alfredo. ¿Cuáles son las fuentes en las que bebió La Paquera?

Alfredo Benítez: Las fuentes siempre son difíciles de encontrar. Aquí en Jerez ha habido una transmisión de boca a oído. La universidad ha estado en las familias y los barrios. Casi todas las fuentes, sobre todo en las casas gitanas, corresponden a un aprendizaje directo. Entonces esas fuentes son los padres, abuelos y vecinos. Y la familia de La Paquera estaba inmersa en ese mundo del cante. Otra cosa es que después se haya enriquecido escuchando a otros cantaores. Por ejemplo, no se podría decir que Caracol sea una fuente en La Paquera, sino una aportación posterior.

paqueramonumento
Monumento a La Paquera en La Plazuela de Jerez


– P: Dicen que era la reina de la bulería, pero fue una cantaora larga. ¿En qué palos la destacarías?

Alfredo Benítez: Su cante no era excesivamente abigarrado y se le tachaba de festera nada más. Hay quien ha dicho que no sabía cantar por seguirillas, pero eso es una manifestación errónea, porque la seguirilla no se canta, es una transmisión emocional. Tiene un componente dramático que hay que expresarlo muy bien. Entonces hay cantes muy arraigados en Jerez, como la soleá, las bulerías para escuchar o las tonás, en los que es difícil alcanzar cierto grado de transmisión. Hay que ser un ser muy extraño para poder llegar a ese nivel. Y La Paquera cantaba con dignidad. No se puede decir que lo hiciera mal porque en esos cantes no llegara a los niveles de transmisión que alcanzaron artistas como Terremoto, Agujetas o Tío Borrico. Ahí no llegaba ella. Pero, claro, como tenía unas facultades extraordinarias, lo hacía más que aceptable y transmitía. Era una hermosura escuchar su cante musicalizado. Por ejemplo la soleá, que es un cante muy profundo, lo musicalizaba y lo hacía más bello.

– P: La Paquera era única. ¿Qué es lo que le diferenciaba del resto?

Alfredo Benítez: Ella utiliza un recurso muy humano. Explota una facultad natural que tenía. Era una superdotada, se podría decir. La Paquera se hace mayor y sigue teniendo una potencia en la voz incalculable. Y ella hace valer eso. Su volumen de voz le permitía llegar a donde quería sin cansarse. Era una artista temperamental. Su cante tiene un porcentaje varonil. Se pelea con lo que canta y lo siente. Y ahí está su secreto. No es una señora dando voces, sino un sentimiento nacido y vivido, auténtico. En las familias vivían lo que contaban, y eso hacía esta mujer. De facultades estaba sobrada, pero no es solo eso. Cada sonido que emite tiene un sentido emocional, tiene una vivencia. Y eso es lo que la distingue de otros cantaores que también han tenido buenas facultades.

Luis Ybarra

La revolución de los vinos de Jerez también llega a Francia… para quedarse

Por suerte, y el desvelo de muchos, la revolución mundial del vino de Jerez comienza a ser un hecho palpable tras algunas décadas en la penumbra. El jerez es sin duda uno de los grandes vinos del mundo y tenemos que presumir de ello; como hicimos desde Los Caminos del Cante con los vinos de Emilio Hidalgo y nuestro Flamenco & Sherry en la ciudad de Albi (Touluse; Francia) el pasado fin de semana haciendo embajada jerezana en Europa.

En círculos de grandes conocedores del comercio internacional de nuestro vino siempre habíamos escuchado que, de modo contrario a los países de habla anglosajona, Francia siempre había sido un mercado más complicado para el vino D.O. de Jerez (aunque algunas grandes marcas tengan apellidos francófonos como los Hauries – Domecq). El país galo posee trece grandes zonas productoras de unas extraordinarios vinos que en el plano internacional están inmensamente valorados como los borgoñas, los burdeos, champagnes… entre otros muchos hasta alcanzar las trece zonas vínicolas…

Esta circunstancia unida al conocido, y muchas veces envidiable, chovinismo hace que los vinos de fuera del país tengan un acceso no restringido pero sí más exigente. No obstante, y al menos en el sur de Francia, hay unas autopistas de entrada que ignoro si estamos utilizando de forma correcta: los mundos del toro y, sobre todo, del flamenco, amén de una gran colonia de familias oriundas de España que los tienen como credo y estandarte.

Seguiremos insistiendo hasta la saciedad que sendos aficionados son más que potenciales consumidores de jerez, porque es la bebida asociada a dichas artes. Por ejemplo: no podemos ir a Nimes, entrar en un bar o restaurante de los muchos que allí existen de temática andaluza con carteles de Rafael de Paula y fotos de Moraíto o El Torta y que no haya un jerez en la carta de vinos. Es señal que algo no estamos haciendo bien.

albicatahidalgo
Los vinos de Emilio Hidalgo Jerez fueron extraordinarios embajadores

Y lo he vuelto a comprobar por segundo año consecutivo en la ciudad de Albi (Touluse) con la Asociación Flamenco Pour Tous que celebró el pasado sábado su veinte aniversario. Una gran familia que cuenta con cerca de cien afiliados y se reúne en torno al flamenco, su cultura y el baile. Un colectivo muy unido que tras nuestro paso el año pasado con nuestra Flamenco & Sherry Experience, quisieron repetir; si bien lo hicimos con el estreno de un nuevo formato, el de “Cinema – Edad de Oro”. Entonces con los vinos de González Byass y en esta ocasión con los de la bodega Emilio Hidalgo Jerez que tuvieron una extraordinaria acogida.

Imaginen una cata para más de cien personas con el vino de Jerez como protagonista y en Francia nada menos.  Claro que el país vecino tiene a la cultura como un gran vehículo para el desarrollo social.  Una prueba está en que uno de los barrios más humildes de Albi es el que solidariamente tiene mejores equipamientos culturales y deportivos, a modo de una especie de compensación por la situación económica de sus vecinos.

Una sala multiusos sorprendente para ser de barrio y que costaría encontrarla en algunos municipios de España. Allí todas las asociaciones culturales comparten de modo gratuito un escenario dotado de los mejores avances tecnológicos.

Aparte de ello, por ser cuna de las vanguardias europeas, los franceses premian por encima de otra cuestión la creatividad; es algo que defienden y les seduce. Así, la tierra natal de Touluse – Lautrec acogió de forma entusiasta la original propuesta de Los Caminos del Cante: establecer puentes culturales y sensoriales entre una determinada época del flamenco y los vinos de jerez ilustrado por bailaores “ya” de la talla de Charles Chaplin, Harold Lloyd y Laurel y Hardy siguiendo nuestro lema: disfrutar aprendiendo y compartiendo.

Fue todo un lujo poder realizar allí el estreno de nuestra nueva Flamenco & Sherry Experience “Cinema – Edad de Oro” y venimos muy contentos de cómo se ha sabido acoger y disfrutar esta idea ciertamente novedosa y atrevida.

mantel catas albi 2016
Original mantel de catas para la nueva idea de Flamenco & Sherry by Los Caminos del Cante

Tío Chaplin con fino Hidalgo, Harold Lloyd con oloroso Gobernador y Laurel y Hardy con cream Morenita de Hidalgo Jerez desplegaron toda la versatibilidad que tiene el jerez para armonizar y transformarse en el mundo de la cultura, aparte de la gastronomía.

No queda sino felicitar a la Asociación Flamenco Pour Tous de Albi (Touluse; Francia) por su XX aniversario y darle las gracias por querer celebrar este cumpleaños con nuestra actividad y el vino de la tierra como protagonista.

¡Merci!

Y ahí está la prueba escuchada a una de las participantes: “Cuando bebo vino de jerez siento el flamenco con más intensidad y bailo mucho mejor, más inspirada”… Y son cientos de academias y asociaciones repartidas por Francia y por otros sitios de Europa…

El arte jondo es hoy día una autopista para nuestro vino… y la prueba es “fina” y en botella.

José María Castaño.-